Letras

Dean Moriarty: el frenético héroe de On the Road

Como es costumbre, todas las semanas FAHRENHEITº recomienda un libro. En esta ocasión, el libro que sugerimos a nuestros lectores es On the Road, novela escrita por Jack Kerouac (1922-1969) y publicada por primera vez en 1957.

Caracterizada por imitar el libre, furioso y a veces improvisado bop de la época mediante lo que el autor llamó Prosa Espontánea, logró consolidarse como uno de los clásicos de la literatura norteamericana, y como el manifiesto de toda una generación: la generación beat.

Con pocas palabras: cuenta las aventuras que Sal Paradise (Jack Kerouac) y Dean Moriarty (Neal Cassady), vivieron a lo largo y ancho de los Estados Unidos de Norteamérica, por ejemplo: de Nueva York a Chicago, de Chicago a Cheyenne, y de Cheyenne a San Francisco; y otra vez a Nueva York, pero a través de una nueva ruta desde el sur de California: Los Ángeles. Por increíble que parezca, una de sus odiseas los condujo aquí, a la Ciudad de México.

dean-moriarty-el-heroe-frenetico-de-on-the-road-3

Pensar en On the Road es pensar en Dean Moriarty, un tipo que poseído por el bop de Parker y Davis, sale al mundo dando tumbos y saltos en busca de aventura; que repite para sus adentros: ‘Sí, sí, sí’ mientras un sudor recorre su espalda, eriza su piel y lo pierde entre alucinaciones; que piensa en chicas, chicas y más chicas; y que con tan sólo unos dólares es capaz de cruzar el continente entero.

A veces creemos que el mundo es todo lo que nos rodea, pero en realidad afuera, más allá de donde alcanza la mirada, hay un universo desconocido que aguarda por nosotros; más fantástico que cualquier que jamás hubiéramos imaginado. ¿Cuántas maravillas esconde y nosotros aquí, sentados frente a nuestras pantallas viviendo la más aburrida de las vidas? Puede que no esconda lo que deseamos, pero sólo hay una manera de saberlo.

dean-moriarty-el-heroe-frenetico-de-on-the-road-2

No hay vida detrás de la muerte y por tanto, una única oportunidad tenemos para experimentar los estímulos que inundan nuestros sentidos. Dean Moriarty es un sí a la vida, una aceptación; es no dejar nada para después. Alguien que arde por dentro por conversar con gente extraña, pues todos tienen una historia que contar, una perspectiva que ofrecer; que muere por conocer nuevos lugares; en suma: asombrarse… divertirse.

Tal vez todos deberíamos tener un poco de Dean Moriarty.

Últimas noticias