Cultura

Las madres solteras ¿Un problema social?

El problema de las madres solteras se ha vuelto un fenómeno que afecta a la gran parte del país y en general a Latinoamérica.
Las cifras se han tornado alarmantes en los últimos años:
• Aproximadamente el 23 % de las mujeres embarazadas menores de 20 años son abandonadas por sus parejas al enterarse del embarazo; (DANE-DNP-DRI, Encuesta Nacional, Colombia, 1981; México, Censo 2000 INEGUI.
El problema desemboca más adelante cuando el niño es traído a la sociedad sin armas para que se pueda defender de los prejuicios y estereotipos que aún en la actualidad prevalecen para las mujeres que se embarazan y no tienen el apoyo de su familia y pareja.
Qué antes el problema era más grande es cierto, por las cortinas de falsa moral que la iglesia exacerbaba o los inoperantes estigmas de que la mujer no servía para nada, más que para casarse y procrear, a pero, si esta tenía un bebé sin antes haberse casado, fácilmente se le tachaba de “cualquiera”, “zorra” “perdida” “wila” en fin, de improperios me llevaría más de una crónica.
En diferentes países se enfrenta este fenómeno sin embargo sólo hablaré de México.
Los diferentes centros de salud y el famoso “seguro popular” están dispuestos para que la sociedad tenga mejores servicios médicos pero ¿Qué tan cierto es? Andando por estos sitios me encontré de todo menos con lo que presumen tener “Atención” pues muchas jovencitas encinta, van resignadas a estos lugares por la falta de dinero para un mejor servicio o la incomprensión y nula ayuda de su pareja, en sus caras se denota la tristeza y angustia que les provoca este “error” como absurdamente le llaman a su embarazo.
Ya sin ganas se sientan a esperar su turno entre personas con fuertes fiebres, tosiendo, estornudando, y otras tantas acciones producto de enfermedades y entonces me preguntó ¿qué tiene de salubre eso? Acaso no es una falta de higiene mantener en convivencia a una persona embarazada con gente enferma, empero, las dificultades que se le presentan a las madres solteras son miles.
Lo que debería ser el foco de atención de este asunto son los niños, ya que en ellos recaen todas las frustraciones de jovencitas que por andar “experimentando” resultaron embarazadas sin planeación ni medios para sustentar la responsabilidad que implica un bebé.
Lo que se puede ver en todos los rincones del país (niñas jugando a ser madres), con niños mal vestidos, hambrientos y maltratados, ese es el aspecto que me ha llevado a hablar de este tema, pues la impotencia de ver a niños de 2, 3, 4 años en adelante sufriendo las consecuencias de una vida no planeada por parte de su madre consigue enojar a más de una persona.
Antes era “comprensible” si se puede decir así, que una mujer saliera embarazada porque no existía la difusión de los anticonceptivos, pero hoy en día donde hay programas, platicas, comerciales y un gran número de métodos para evitar un embarazo, resulta difícil de entender que sigan surgiendo embarazos no deseados.
No se trata de generalizar a todas las madres solteras en un renglón, porque está de sobra sabido que parte de esa población de mujeres que salen embarazadas a temprana edad es a causa de una violación.
El problema que pareciera a simple vista singular se pluraliza repercutiendo en aspectos económicos, sociales, emocionales y familiares.
Cabe destacar las características de este grupo de mujeres, del total de madres solteras registradas, aproximadamente nueve de cada diez son menores de 18 años, y además de desempeñar el rol materno, la mayoría trabaja (71.8%). De acuerdo con el informe de CONAPO.
Otro problema es el abandono al niño a causa de la búsqueda e incorporación al trabajo por parte de la madre, este factor incrementa la inseguridad del menor despojándolo de autoestima y una noción de lo que es seguro y no, incitándolos a caer en cualquier trampa que pueda llevarlos a secuestros, actos delictivos, explotación de menores, etc.
Por último otro grave error que se comete es torturar al niño psicológicamente y de manera arbitraria, ya que existen jóvenes que comentan quizá de manera inconsciente o no, que su vida se echó a perder a partir del nacimiento de su hijo, o que por su culpa sus momentos de plenitud se estancaron, además de que prevalece la posibilidad de encontrar pareja de nuevo y que esta rechacé al menor o lo maltraté por no tratarse de su hijo.

Últimas noticias