Cultura

LA VIDA ES UN SUEÑO

El pintor mexicano Javier Cruz presenta su más reciente exposición, “La vida es un sueño”, conformada por 22 piezas realizadas en óleo sobre lino. Las obras son algo más que la representación de la obra del escritor español Pedro Calderón de la Barca, según cuenta el artista.
Las obras se exhibirán hasta el próximo 10 de julio de 2013, en Galería del Centro Cultural Casa Lamm. Las pinturas abarcan en su esencia conceptos como la libertad, el destino la vida y la realidad.
Al presentar su trabajo, Javier Cruz explica que su intención no ha sido ilustrar una obra determinada, gran parte de su arte se compone de la significación que él le encuentra a la vida, los sueños, lo onírico, la relación a la engañosa visión de lo real y lo irreal, entre lo que acontece y deja de acontecer “Una negación de lo irreal para asumir lo irreal como real”.
Para la crítica de arte, Javier Cruz rememora en su obra los colores naturales “la tierra, las polvaredas, el aire, el agua, las matas secas al sol, a veces las llamas, en suma la luz que incide sobre ciertas superficies, la semipenumbra que deja entrever otras, o bien la contundencia absoluta de la bicromía por antonomasia: el blanco y negro que quizá guarda reminiscencia con una tradición gráfica de siglos que se inició con los grabados en madera, procedimiento que poco admite las medias tintas”.
Dentro de su amplia trayectoria artística Javier Cruz, ha sido galardonado con innumerables reconocimientos y premios nacionales en el ámbito de la pintura, el dibujo y el grabado. Ha sabido destacar su imaginación mediante el arte, valiéndole también menciones honoríficas.
Fue seleccionado entre más de 100 artistas para la realización de una escultura monumental de 7 x 6 mts de ferro-cemento, para el 4° Simposium Internacional de Escultura, celebrado en Lithuania. Convirtiéndose en el primer latinoamericano en participar en dicho evento.
Algunas de las obras que constituyen el trabajo presentado en la exposición; El regreso de los pájaros, El viaje del elefante, La palmas, Viento, El castillo fósil, Mujer soñando, El pescador, La granja entre otros, en algunas de éstas el pintor dedica tiempo para conversar con sus espectadores.
La gente asegura que es un deleite asistir a este tipo de eventos, pues enaltecen el arte, glorifican lo surreal y animan el espíritu soñador que todos tienen, además resaltan el hecho de que se trata de una exposición abierta para todo el público.
“Mientras caminaba entre el tumulto, me encontré de frente con una de estas pinturas, la cual me evocó recuerdos que ya había olvidado, el hecho de seguir soñando implica a veces hacer regresiones al pasado sin olvidar el presente” expresa María del Carmen, espectadora.

Últimas noticias