Cultura

La terrorífica tradición de las máscaras mortuorias

Una máscara mortuoria es el retrato fiel obtenido casi siempre en yeso de la cara de una persona fallecida, que después se vacía en yeso mismo, cera o bronce como recordatorio eterno de la apariencia de algún personaje importante al momento de su muerte.

Inicialmente esta tradición estaba reservada para los nobles y la monarquía y tiene su origen en la Edad Media: al morir algún personaje notable, ante la imposibilidad de realizar un retrato y la premura de la descomposición del cadáver se obtenía una máscara para preservar una última imagen, pero su uso en el gremio de los artistas, escritores y científicos.

Esta noble intención ha poblado museos con las caras de personas muertas que, bien pensado, resulta desconcertante porque se suspende por siempre el momento de la muerte, para ser exhibida sin pudor y sin modestia.

Estas son algunas de las más famosas máscaras mortuorias:

Últimas noticias