Cultura

LA TECNOLOGÍA ESTÁ CAMBIANDO AL DEPORTE

¿Te imaginas tener los mejores ángulos en las transmisiones deportivas gracias a los drones? ¿Desearías saber lo que sucede alrededor de los contratos de las grandes estrellas como si estuvieras en primera gracias a las redes sociales? En la tecnología el cielo es el límite y, al parecer, dentro de poco podríamos estar siguiendo nuestros juegos favoritos en realidad virtual, viviendo una experiencia tal vez mejor que la de estar en un estadio.

El futuro del entretenimiento es tan solo un ejemplo de los cambios que la tecnología está produciendo en el deporte, fenómeno que fue exhibido esta semana en la Cumbre de Negocios en Deportes, en Nueva York. Al evento asistieron corredores de Nascar, mujeres de la asociación de golf, pasando por importantes equipos de fútbol europeos, quienes coincidieron con proveedores de tecnología.

Pero no todo se trata de trasmitir los eventos deportivos, sino que la tecnología podría jugar, cada vez más, un papel vital en el deporte. Algunos dispositivos adheridos al cuerpo permitirían tener un registro sin precedentes del ritmo cardíaco y otros signos vitales que serían de vital importancia para decidir qué jugadores seleccionar para jugar una contienda y su método de entrenamiento.

Por otro lado, haciendo uso del llamado “big data” (datos a gran escala y de orígenes diversos), algunas empresas ofrecen cruzar la información de millones de mensajes en las redes sociales para evaluar si un deportista en particular merece un contrato más importante en función del apoyo que recibe en ellas.

Datos recolectados en Twitter y otros sitios podrían lanzar un certero análisis de las bases de seguidores de un jugador que puedan interesar a los anunciantes. Asimismo, los niveles de afición podrían alcanzar nuevas cotas si los dispositivos de realidad virtual se convierten en moneda corriente.

Pero también existen detractores como Wyc Grousbeck, copropietario del equipo de de los Celtics de Boston, quien opinó dijo que la tecnología virtual tiene límites respecto de hasta dónde puede llevar a la afición. Cuando la multitud se levanta en bloque al anotarse una hermosa canasta, la emoción del estadio es difícilmente transmisible a través de las pantallas, consideró.

Con información de AFP.

Últimas noticias