Cultura

La musa de la vanguardia soviética: Lilya Brik

la-musa-de-la-vanguardia-sovietica-lilya-brick

Lilya Yurevna Kagan nació en 1891 en Moscú. Hija de un abogado judío y una maestra de música, recibió junto con su hermana Elsa una educación típica de la clase media-alta europea: aprendieron a tocar el piano y hablar francés y alemán. Su círculo social estaba formado por artistas y escritores rusos y visitantes habituales de París y Berlín que traían consigo noticias e ideas nuevas de los movimientos en erupción. Lilya estudió arquitectura y practicó ballet y actuación además de escribir poesía.

Lilya se casaría a los 20 años con el poeta futurista Osip Brik, pero su matrimonio inspirado por la vanguardia y la revolución sería uno poco convencional del que no se esperaba fidelidad necesariamente, sino compañerismo. Con esa libertad fue que, al conocer al amante de su hermana Elsa, Vladimir Mayakovsky, decidió emprender con él una relación.

la-musa-de-la-vanguardia-sovietica-lilya-brick-02

Osip Brik, Lilya Brik y Vladimir Mayakovsky

Elsa Kagan, cuatro años menor que Lilya, terminaría abandonando Moscú y viviendo en París donde contraería nupcias con un oficial francés, pero pronto se divorciaría y se convertiría en miembro habitual de centros clave del arte y la intelectualidad parisina. Conocería en estos grupos a Louis Aragón, con quien se casaría y pasaría el resto de sus días. Ambas hermanas siguieron unidas hasta el final de sus vidas por medio de la correspondencia. Pese a la distancia y las parejas cambiantes, su relación nunca se resintió.

la-musa-de-la-vanguardia-sovietica-lilya-brick-01

Lilya Brik (al centro) rodeada de amigos y amantes. En la foto aparecen Boris Pasternak, Sergei Eisenstein y Vladimir Mayakovsky

Mientras tanto, la relación de Osip, Lilya y Vladimir se solidificaba. Mayakovski terminaría convirtiéndose en la voz más relevante de la vanguardia poética soviética, y Lili su indiscutible musa, quien aún así coleccionó talentosos amantes: Boris PasternakMaya Plisétskaya, Aleksandr Ródchenko, Kasimir Malévich, Dimitri Shostakovich y Sergei Eisenstein.

Producto de esta vorágine de experimentación creativa y propagandística se encuentra el famoso y mil veces reproducido cartel que Ródchenko diseñó en 1924 a partir de una fotografía de Brik que con un pañuelo en la cabeza grita ¡Libros!, un fotomontaje de propaganda que exalta los valores soviéticos, publicidad de la Imprenta Estatal de Leningrado.

la-musa-de-la-vanguardia-sovietica-lilya-brick-03

Brik viviría una vida artística y estimulante. Se le recuerda como una altruista promotora del arte soviético, alguien que siempre ayudó a los talentos emergentes. Diagnosticada con una enfermedad terminal, decidiría suicidarse para jamás tener que depender de nadie en 1978.

Fue Pablo Picasso, también conocido y amigo de la irresistible rusa, quien la bautizaría como “la musa de la Vanguardia Rusa“.

Últimas noticias