Cultura

La maldición del águila

El Benfica es el club más laureado de Portugal, ha obtenido 33 campeonatos de Liga y 25 Copas de Portugal, razón por la que es conocido por sus aficionados como El Glorioso, aunque a nivel continental es un equipo que ha sufrido demasiado a lo largo de su historia.

Diriguidos por Béla Guttman, entrenador Austro-Húngaro La leyenda dice que él fue el inspiró el 4-2-4 con el que Brasil se proclamó campeona en el Mundial de 1958. Guttman llegó al Benfíca en 1959 Alrededor de este húngaro hay mucha mística y leyenda. Una de esas leyendas señala que antes de firmar con el Benfica pasó por la barbería. En ella, coincidió con José Bauer, que en ese momento era el técnico del Sao Paulo. A lo largo de la conversación surgió el nombre de un joven mozambiqueño que tenía extasiado a Bauer. Guttmann decidió darle seguimiento a este joven de nombre Eusebio Ferreira quien llegó a Lisboa a finales de 1960 tiempo que marcaria los años dorados del Benfica ya que en esa etapa el equipo lusitano gano dos Champions League consecutivas en las que ni el Barcelona de Kubala, Sándor y Kocsis ni el Real Madrid de Puskas y Di Stéfano, pudieron contra el poderío del equipo portugués a quien por cierto derrotaron en la final 3 a 2 y 5 a 3 respectivamente.

Guttmann colocó al equipo en los primeros planos del viejo continente, tras estos éxitos exigió un aumento de sueldo. Discutió con el presidente Antonio Carlos Cabral quien no le concedió dicho aumento. Tras este hecho renuncia pero no sin antes lanzar una advertencia al club “Estoy vacio. Sin mí, el Benfica no ganará un título europeo en 100 años” esta frase se ha convertido en una maldición pues ya son 8 finales continentales perdidas.

Para la temporada 1963-1964 el Benfíca llega nuevamente a la final de la Copa de Europa, y la pierde 2-1 contra el Milán, con Nereo Rocco como entrenador. Comenzaba la maldición. En 1965 llega a la final continental y de nuevo cae derrotado, esta vez ante el Inter de Milán por 1-0, con Elek Schwartz en el banquillo. 3 años después otra final, y ya se piensa que la tercera será la vencida y con Otto Gloria de entrenador pierden 4-1 ante el Manchester United. Para 1983 llega a la final de la Copa de la UEFA ante el Anderlecht teniendo el mismo desenlace que en las anteriores finales. Pasaron 20 años para que el equipo lusitano regresara a la final de la Champions League y en 1988 enfrentaron al PSV de Holanda y esta vez salieron derrotados en tanda de penales. En 1999 Se contrata al exitoso Sven Göran Eriksson, quien se ha ganado un gran prestigio a nivel europeo logra llevar a las águilas a su sexta final desde el último título europeo pero caen ante el poderoso Milán por la mínima diferencia. En la antesala de este encuentro se realizo una visita a la tumba de Bela Guttman ya que la final se realizo en Viena pero ni esto sirvió para que la maldición desapareciera ni las ofrendas florales pudieron cambiar el infortunio de este equipo. Recientemente el equipo Lisboeta tiene dos descalabros mas en esta historia de desdichas, contra el Chelsea en la final de 2013 perdiendo en el tiempo de compensación con el gol anotado por Branislav Ivanovic, y Justamente este año la derrota en la final frente al Sevilla en ronda de penales hacen pensar que a este equipo le faltan 48 años más para terminar con este maleficio para poder saborear las mieles de un título europeo nuevamente.

Últimas noticias