Cultura

La importancia de llamarse Marcel Proust

A veces estamos dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas

Marcel Proust

Marcel Proust muere el 10 de octubre de 1922; una semana antes habría sido la última vez que saldría a las calles, ese hombre enfermizo que vivía en el Ritz. Hacía sólo un año que había obtenido finalmente el premio Goncourt gracias a su novela a A la sombra de la muchachas en flor, después de su lucha eterna por ser reconocido; aunque claro, nada le faltó, mucho menos fama: su nombre era todo menos indiferente para la sociedad francesa, sin embargo, lo único que quería era ser reconocido como escritor.

La obra de Proust fue influida por escritores como Victor Hugo y Musset, pero también por su relación con otros grandes pensadores de la época como Alexandre Dumas, Anatole France y Victor Brochard. Para Proust, no era difícil hacer amigos, sino que su amplia cultura y su encanto le ayudaban a atraer muchas personas hacia él y su causa, sin embargo, la envidia de otros los llevó a decir que este escritor se prostituía para ascender en su escala social, como también sus amoríos homosexuales los cuales en la época eran mal vistos. Cabe decir a esto último que en ese tiempo Oscar Wilde fue condenado por “ser homosexual“, lo que para muchos hombres como Proust significaba tener que esconder sus preferencias.

la-importancia-de-llamarse-marcel-proust

A pesar de los escándalos, Proust logró hacer de su nombre una referencia para muchos de los círculos aristocráticos más selectos. En 1893, Proust conoció al aristócrata Montesquiou, poeta homosexual de gran influencia en su vida y su obra. Montesquiou fue quien lo introdujo en el ambiente aristocrático, presentándolo en salones como el de la condesa Greffuhle, el de la princesa de Wagram o el de la condesa de Haussonville. Fue a partir de esta nueva experiencia mundana que Proust se hizo del material y de la disposición necesarias para componer su gran obra À la recherche du temps perdu.

En busca del tiempo perdido es la obra cumbre de este artista, una pieza que es básicamente una autobiografía, pero la cual es relatada de manera disipada, es decir, que los tiempos no son lineales, sino que dan brincos en la narrativa adentrándose en la memoria del personaje principal.

la-importancia-de-llamarse-marcel-proust

La novela, al igual que sus tiempos, fueron publicadas en partes desiguales e incluso después de la muerte de su autor. Esta novela está ahora dividida en 7 partes debido a la complejidad de su trama.

Proust, al igual que su obra cumbre, siempre buscaría regresar el tiempo, hasta la época en donde su madre vivía, en donde podía ver los jardines de primavera, su casa en Illiers y finalmente los tiempos en donde amó a Marie de Bénardaky, la joven con la que jugaba en los Campos Elíseos.

Proust daría su primer respiro como el último debido a sus afecciones respiratorias. Este autor nacería un día como hoy en 1871, dejando un gran legado en la literatura universal y por supuesto un nombre en la historia: Marcel Proust.

Últimas noticias