Cultura

La aromática historia de la perfumería moderna

la-aromatica-historia-de-la-perfumeria-moderna

A lo largo de la historia siempre han existido aceites, esencias y aromas que las personas de todas las civilizaciones han utilizado para oler mejor; pero la historia de la perfumería como la conocemos en nuestros días proviene de una pequeña localidad francesa llamada Grasse, que originalmente se dedicaba al curtido de cuero y la elaboración de productos de marroquinería.

la-aromatica-historia-de-la-perfumeria-moderna-00

Canasta de flores frescas de Grasse

Los métodos de curtido de cuero de aquella época, requerían de un proceso que hacía que todo oliera mal, inclusive los productos terminados que por su calidad terminaban en las manos de los nobles aunque su olor no les agradara. Así es que un famoso curtidor de Grasse, Galimard, tuvo la idea de perfumar el cuero para unos guantes que se habrían de entregar a Catalina de Médicis y que causarían furor en la corte rusa. A partir de entonces surgió la tradición de los guanteros-perfumistas que transformaría totalmente la actividad económica de Grasse.

A partir de entonces, se echó mano de los muy diversos aromas de la localidad, y de la gran cantidad y variedad de flores que crecían en estos campos franceses (lavanda, mirto, jazmín, rosas, flor de azahar salvaje, mimosas) y se crearon métodos de extracción y refinamiento de los aromas de las plantas, las flores y los frutos entre los que se encuentran los siguientes:

La perfumería francesa goza, hasta nuestros días, de un gran prestigio por haberla convertido en una industria, por su variedad de flores y la calidad de sus procesos de extracción pero sobre todo por las privilegiadas narices de sus maestros perfumistas que son quienes crean las mezclas de diferentes aceites que dan vida a un perfume como los que utilizamos todos los días.

Últimas noticias