Cultura

La historia del legado y particular estilo de Frida Kahlo

kahlo

La terrible historia personal de Frida Kahlo marcó el desarrollo de su obra pictórica, dejando tras de sí una estética que hoy es un icono cultural que trasciende las fronteras de México. Fue así que Kahlo pasó a ser un símbolo del feminismo y de la moda al romper los cánones establecidos en la época, mostrándose como una mujer fuerte e independiente. Su mensaje ha llegado hasta nuestros días en mujeres que demuestran que no existen roles predeterminados, mostrando que ellas también pueden acceder en igualdad de condiciones a diferentes ámbitos, tanto en el arte como en la Fórmula 1la Físicael ajedrez u otros deportes mentales en los que actualmente se busca conseguir una mayor participación femenina.

Pero su influencia va mucho más allá. Durante años ha sido recordada e imitada en diferentes ámbitos de la moda y el arte, algo que no es de extrañar; su halo de artista incomprendida y marcada por el sufrimiento ha generado en torno a ella un fenómeno cultural que poco tiene que envidiarle al de otros grandes artistas como Dalí o Munch.

Por su transgresora manera de ver la vida y plasmarla a través de la ropa, Frida ha sido llevada a la pasarela de la mano de grandes firmas como Dolce & GabbanaKENZO, Moschino o Jean Paul Gaultier y reinterpretada por modelos de la talla de Claudia Schiffer o Milla Jovovich. Pero ya en su época fue un símbolo, siendo portada de Vogue en 1937 y destacando por un estilo marcado por la heterogeneidad y la combinación de prendas caras con otras más económicas, siempre de colores vivos y claros y arraigadas a la tradición. Destacan sus completos de gran tamaño y su capacidad para mezclar texturas como nadie, desde telas tradicionales al tafetán europeo, herencia de su ascendencia alemana.

frida-kahlo-1140849_960_720

Hace dos años, cuando se cumplían 61 de su muerte, el armario de Frida Kahlo fue abierto para desvelar las posesiones más preciadas de la artista. Por qué Diego Rivera guardó todos los objetos personales de Frida en el baño de la Casa Azul es un misterio, pero lo que sí que dejó claro es que aquella puerta no podría abrirse en años. Ishiuchi Miyako fue la fotógrafa escogida para inmortalizar los enseres más íntimos de Frida: un cepillo del pelo, un bote de perfume Emir, guantes, un par de botas rosas con alzas, su prótesis de pierna, un lápiz negro de la marca Revlon con el que pintaba sus cejas, un sinfín de corsés (de hierro, escayola, piel dura, etc.) pintados por ella misma, unas gafas de sol, y una gran cantidad de escritos y fotografías que documentan gran parte de su vida.

Frida se vestía en función a su estado anímico y esto es algo que queda claro al ver su armario. Un conjunto de prendas que describen aún hoy al mayor icono de la moda mexicana que, a pesar de su frase Viva la vida, tuvo una existencia marcada por la tragedia.

Frida Kahlo

‘Las dos Fridas’, una obra representativa de la pintura

Últimas noticias