Cultura

ESCÁNER AYUDA A DIAGNOSTICAR ENFERMEDADES CARDIACAS

El escáner y la prueba de esfuerzo con electrocardiograma son igualmente eficaces para diagnosticar una enfermedad cardiovascular, según un extenso ensayo clínico cuyos resultados se publicaron el sábado en una conferencia de cardiología en Estados Unidos.Este estudio incluyó a 10.000 pacientes con un 53% de mujeres, y una edad media de 60 años, revisados en 193 centros de salud en Estados Unidos y Canadá. Los pacientes nunca habían recibido un diagnóstico de enfermedad en las arterias coronarias, pero tenían síntomas que pueden estar relacionados con enfermedades cardiovasculares, como falta de aliento o dolor en el pecho.

Casi todos los participantes tenían al menos un factor de riesgo como la hipertensión, la diabetes o el tabaquismo. La mitad fueron seleccionados al azar para someterse a un escaneo, que proporciona imágenes tridimensionales de las arterias coronarias, mientras que la otra mitad se sometió a una prueba de ejercicio con un electrocardiograma. Las pruebas fueron utilizadas durante mucho tiempo, pero nunca habían sido comparadas durante un período de seguimiento.

El estudio no mostró ninguna diferencia significativa durante los dos años que siguieron a las pruebas en términos de tasas de cirugía, complicaciones, infartos y muerte, con aproximadamente un 3% de los sujetos involucrados en cada uno de los grupos.

Los resultados de esta investigación son “importantes”, según los autores, porque dejan en manos de los médicos la elección del tipo de prueba clínica a utilizar para diagnosticar enfermedades cardiovasculares cuando el paciente se presenta con dolor en el pecho y falta de aliento, que es el caso de al menos cuatro millones de personas por año en Estados Unidos.

Sin embargo, se observó que el escáner tenía una ligera ventaja para evitar cateterismos (introducción de un tubo en la arteria humeral) innecesarios. También utiliza dosis de radiación más bajas que los estudios de medicina nuclear que inyectan pequeñas cantidades de material radiactivo en la sangre para obtener imágenes del corazón y las arterias.

Financiado por Institutos de Salud de Estados Unidos (NIH), el estudio se ha publicado en el New England Journal of Medicine.

 

Información vía: AFP

Últimas noticias