Cultura

EN CENTROAMÉRICA SE ESPERA QUE SEA APROBADA LA REFORMA MIGARTORIA ESTADOUNIDENSE

Los países centroamericanos, con alrededor de 5 millones de ciudadanos residientes en Estados Unidos, reaccionaron este miércoles esperanzados al anuncio del presidente Barak Obama de que una reforma migratoria está por fin al alcance en ese país.

“Quiero agradecer a Barack Obama y a los congresistas republicanos y demócratas que impusan la reforma que apoyará a nuestros hermanos migrantes”, escribió el presidente de Honduras Porfirio Lobo en su cuenta de Twitter.

“Es un gran paso, es lo que hemos esperado por años. La gente llega a Estados Unidos a buscar trabajo y oportunidades, no a robar. Esperamos que la intencionalidad política se traduzca pronto en este resultado que beneficiará a millones”, afirmó el canciller de Guatemala Fernando Carrera en declaraciones a la prensa.

Antonio Bolaños, director ejecutivo de Cáritas de El Salvador, organismo que trabaja en programas enfocados a los migrantes, dijo que “vemos con mucha esperanza y expectativa la posibilidad de una reforma, es una oportunidad muy valiosa para que se haga valer los derechos de millones de personas que han contribuido a la economía estadounidense y que merecen tener ese reconocimiento legal”.

El presidente Obama presentó este miércoles un plan que abre una vía hacia la obtención de la ciudadanía para los más de once millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, al tiempo que saludó un acuerdo marco anunciado el lunes por un grupo de ocho senadores demócratas y republicanos para avanzar en el tema.

“En este momento, parece que hay un genuino deseo de solucionar pronto el problema. Y eso es muy alentador”, expresó Obama.

El anuncio del mandatario estadounidense abre “una gran expectativa… la idea sería que no se hagan deportaciones porque ellos (los migrantes) no se van porque no quieran a su país sino en busca de mejores oportunidades, hacen grandes sacrificios para irse”, declaró Aracely Romero, del estatal Comité de Atención del Migrante Retornado de Honduras.

“Consideramos acertada la propuesta que hace el presidente de Estados Unidos y celebramos la posición que han tomado los senadores tanto republicanos como demócratas de buscar la legalización de los indocumentados, porque les abrirá muchas puertas para mejorar el respeto a sus derechos humanos, acceso a la salud y a la educación”, dijo a la AFP Héctor Calero, representante de la Red Nicaragüense para las Migraciones.

Con un millón de hondureños; 1,3 millones de guatemaltecos; 2,5 millones de salvadoreños y 500.000 nicaraguenses viviendo en Estados Unidos, según fuentes oficiales de estos países, el destino de Centroamérica está fuertemente ligada a la migración.

En su conjunto, la región recibió en el 2012 por encima de los 12.000 millones de dólares en concepto de remesas familiares.

Para estos países, la migración aporta segmentos muy significativos del ingreso nacional, como en el caso de El Salvador, que registró remesas por 3.910 millones de dólares, equivalentes al 16% de su Producto Interno Bruto (PIB).

No obstante, el endurecimiento de las políticas antimigratorias en Estados Unidos, ha mantenido en tensión a los países centroamericanos con un ingreso creciente de deportados, cuya cifra llegó a 93.000 personas el año pasado sólo en tres países de la región: Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Creo que el ambiente político se pinta muy adecuado para que la reforma pueda pasar rápido y ser aprobada”, afirmó Antonio Bolaños de Cáritas de El Salvador.

“Pero la experiencia nos muestra que una cosa es que se apruebe y la otra, que tarda más, es que sea puesta en marcha, implementada, y creo que para eso sí tendremos que esperar un buen tiempo”, concluyó el analista.

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias