Cultura

El mercado del arte y la clasificación de los artistas I

Para todos los que participan en este mercado son muy evidentes los riesgos a los que se enfrentan, debido a lo amplio y complejo que es y, sobre todo, por el tipo de obra que compren. Como todo mercado, el del arte tiene una estructura similar a las de una empresa, se rige por la oferta y la demanda, así como por una clasificación por ciclos productivos de los creadores, nunca por la edad de los mismos. Se tienen: a) artistas en introducción o emergentes, b) artistas en crecimiento, c) artistas en madurez, d) artistas consagrados vivos y e) artistas consagrados muertos.

Llevar a cabo un ejercicio para definir cada ciclo y las características de los creadores, siempre será un riesgo. Josu Iturbe y Miguel Peraza. (2008) Señalan algunas de las características. Por mi parte me atrevo a aportar algunas consideraciones para acercarme más a cada definición; como he venido señalando en esta columna, la formación de un artista es un proceso lento y a largo plazo, en sus estudios de licenciatura y maestría recibe el basamento teórico e histórico del arte, el inicio de una práctica en determinada disciplina de las artes visuales, así como su introducción a la investigación. Insisto, un artista no se forma con el sólo hecho de producir un gran número de obras o de acumular exposiciones. Está de por medio su sensibilidad, sus vivencias y la capacidad para expresarlas por medio de los lenguajes de las artes visuales.

El artista en introducción o emergente. Por ser un artista recién egresado de la licenciatura, su discurso y la calidad de su técnica no son óptimos, pues se encuentra en un proceso de evolución, podría señalar que hasta su propia definición como artista. Acumula en promedio 10 exposiciones (individuales y colectivas) con un claro desarrollo entre una y otra. En este nivel accede a becas de jóvenes creadores e inicia sus estudios de posgrado. Es muy difícil su ingreso a circuitos comerciales; pues, es del conocimiento de todos que las galerías ingresan de uno a tres artistas anualmente. Éstas someten a sus creadores a un plan de mercadotecnia en plazos promedio de tres años, si logran mantenerse continuarán en la galería, aunque las ventas los primeros años son esporádicas.

Esta situación, no es nueva, se arrastra de siglos atrás, lo que obliga nuestros jóvenes creadores a emplearse en diversas actividades, algunas totalmente ajenas a su formación profesional, lo que dificulta más su permanencia en el mundo del arte.

Para los artistas en etapa de iniciación su obra está relacionada como punto de partida a multiplicar con sus costos de producción. De esta relación comercial se derivan los mercados primarios. Continuaré con el tema.

Fuentes de Información

Iturbe J. y Peraza. M. El arte del mercado en arte. (2008). México, D.F. Miguel Ángel Porrúa.

Imagen: Santiago Ortega H., Tlaticpauic II, xilografía, 31 x 31 cm, 2007

Últimas noticias