Cultura

El laberinto de Creta y el Minotauro, una leyenda que nunca muere

El-laberinto-de-Creta-y-el-Minotauro-una-leyenda-que-nunca-muere-laberintoverdadero

Si escribo la palabra laberinto sin duda vienen a tu mente varias cosas; Alicia en el País de las Maravillas, quizás las bibliotecas de Jorge Luis Borges y por supuesto el laberinto del minotauro. Hoy dedicamos este corto artículo a la leyenda del laberinto que mantenía cautiva a una de las criaturas más temidas de la mitología.

La historia comienza con una historia turbia sobre el rey Minos y su esposa Pasífae. Cuando pensamos en un minotauro como un ser mitad hombre y toro, nuestra mente puede llegar a sus propias conclusiones. La leyenda dice que el dios Poseidón para castigar a Minos por no sacrificar a un bello toro, provocó que la esposa de este sintiera una pasión desgarradora por el toro y el resultado: un hombre devorador de carne con cabeza de Toro.

El laberinto de Creta y el Minotauro, una leyenda que nunca muere

El verdadero laberinto

Conforme los años pasaron, el minotauro desarrollaba un hambre voraz y por lo tanto se necesitó tomar medidas. El rey Minos convocó a su más ingenioso arquitecto, Dédalo, el cual diseñó el laberinto más complejo de la humanidad. Conocido como el laberinto de Cnossos, este consistía de múltiples habitaciones e incluso un sistema de alcantarillado, cuyo objetivo era encerrar a cualquiera que entrara en él.

Hasta la fecha, solo se conocieron dos personas que lograron escapar de él: el desafortunado arquitecto Dédalo y Teseo, el héroe que dio muerte al Minotauro.

El laberinto de Creta y el Minotauro, una leyenda que nunca muere

Moneda de plata que ilustra el enigmático laberinto

¿Cómo lograron escapar? En el caso de Dédalo, siendo el responsable de tal construcción, conocía a la perfección su obra. Por lo tanto sabía que existía una salida que daba al mar pero ¿cómo escapar por un acantilado? fácil, construye unas alas hechas de plumas y cera (una hazaña solamente lograda por Dédalo). Finalmente Dédalo e Ícaro emprenden el vuelo, el cual resultaría en un trágico final, donde Ícaro se desploma de los cielos por acercarse en demasía al sol.

En cuanto a la muerte del Minotauro; la historia relata que en ese tiempo -debido a una batalla-, el rey Minos reclamaba cada 9 años a los atenienses 14 jóvenes, a los que enviaba al laberinto para alimentar al Minotauro. Teseo, cansado de esta situación, parte hacia Creta donde conoce a Ariadna (quien se enamora de él) y le revela el secreto del laberinto: amarrar el extremo de un ovillo de hilo a la entrada para poder regresar sin problemas. Finalmente Teseo da muerte al Minotauro y huye de Creta de la mano de Ariadna.

La leyenda del Minotauro ha alimentado a la cultura popular desde la concepción de estas estructuras que conocemos como laberintos, así como a la literatura; ejemplos son La Bella y la Bestia y los cuentos de Borges La casa de Asterión y El hilo de la fábula.

Últimas noticias