Cultura

El horror de la guerra en el arte y la cultura

La guerra es una de las manchas que permanece en nuestra historia, un tema que la humanidad no logra aún erradicar de su vocabulario, y es que esta lucha por el diario sobrevivir se presta a varios choques y conflictos que derivan en conflictos de intereses entre varios grupos, diría Darwin “la supervivencia del más fuerte”. ¿Pero es realmente este el caso?

Un día como hoy se cumplen 70 años de uno de los eventos más desesperanzadores de la humanidad, el lanzamiento de la bomba nuclear contra la ciudad de Nagasaki. Un evento que marcó para siempre no sólo a la sociedad japonesa sino al planeta entero, demostrando el poderío de una de las naciones emergentes que se volvería gracias a este hecho en la más poderosa del mundo, Estados Unidos.

“No fue una estrategia militar, sino simplemente un experimento”, dijo en 2005 uno de los sobrevivientes de Nagasaki, Teruo Ideguchi.

el-horror-de-la-guerra-en-el-arte-y-la-cultura

Las guerras son un campo de batalla no sólo para las personas que combaten en ella sino también para las sociedades y sobretodo para las ideas. El arte, fiel reflejo de todas ellas no está exento de manifestar lo que acontece alrededor de estos eventos.

A lo largo de la historia miles de artistas han experimentado los estragos de la guerra, entre ellos algunos desaparecidos y otros asesinados brutalmente, un gran ejemplo Wilfred Owen o Federico García Lorca, entre muchos otros.

Otros artistas han tenido mejor suerte y pudieron vivir para contarlo, por lo que su testimonio se ha vuelto extremadamente importante para que personas de un futuro cercano como nosotros podamos cobrar conciencia de los estragos que causan las guerras. Wilfred Owen escribe sobre esto:

 

Above all I am not concerned with Poetry.

My subject is War, and the pity of War.

The Poetry is in the pity.

Yet these elegies are to this generation in no sense consolatory. They may be to the next. All a poet can do today is warn. That is why the true Poets must be truthful.

En un inicio la guerra era contemplada como un evento heroico en el cual era de vital importancia luchar para defender a tu país y seres queridos, por lo que en la pintura se retrataban estos eventos con todos los honores. Sin embargo esta visión fue cambiando con el tiempo gracias a artistas como Francisco de Goya y Lucientes quien en su serie “Los estragos de la guerra” se dedicó a ilustrar la cruda realidad de éstas.

el-horror-de-la-guerra-en-el-arte-y-la-cultura

No obstante incluso en pleno Siglo XX esta visión persistió por lo que varios artistas fueron reclutados para hacer propaganda de Guerra como Rudyard Kipling (quien desistiría tras la muerte de su hijo), el artista belga Gisbert Combaz y el artista inglés comisionado para realizar propaganda de guerra Muirhead Bone, quienes a lo largo del tiempo se retractarían de su trabajo.

La guerra incluso alcanzó a artistas y famosos como Clark Gable quien se enlistaría en las fuerzas armadas de Estados Unidos en 1942, donde dirigió más de 5 misiones de combate, sin embargo MGM su casa productora pidió su pronto regreso, lo que de hecho salvó su vida.

¿Qué alcances tendrá la guerra para nosotros? Aún no lo sabemos a ciencia cierta, lo único que tenemos a la mano son la numerosas fotografías y trabajos artísticos, entre ellos poemas que cuentan las horas más oscuras de la humanidad.

Los dejo con un poema de Siegfried Sassoon “Christ and the Soldier”

The straggled soldier halted — stared at Him — Then clumsily dumped down upon his knees, Gasping
“O blessed crucifix, I’m beat !”
And Christ, still sentried by the seraphim, Near the front-line, between two splintered trees, Spoke him:
“My son, behold these hands and feet.”
el-horror-de-la-guerra-en-el-arte-y-la-cultura

 

 

 

 

 

Últimas noticias