Cultura

EL CONFLICTO DE ISLAS MALVINAS Y EL FUNERAL DE LA DAMA DE HIERRO

El conflicto de las Malvinas, cuya soberanía sigue siendo tensa 31 años después las relaciones entre el Reino Unido y Argentina, el miércoles tendrá un papel protagónico en el funeral de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher.

Más de 700 militares y alrededor de 180 músicos de los tres ejércitos, la mayoría de regimientos que lucharon en la guerra del Atlántico Sur en 1982, participarán en el funeral de la mujer que supervisó la campaña victoriosa desde Downing Street, donde permaneció de 1979 a 1990.

Los hermanos Bill y Nicky Mott, supervivientes del “Sir Galahad”, el buque que sufrió el ataque más mortífero del conflicto para los británicos (48 muertos), dirigirán a los 10 militares que entrarán el féretro a la catedral de San Pablo, elegidos según el gobierno entre unidades que “destacaron por su servicio” durante la campaña.

Ambos son los dos últimos veteranos de la guerra de las Malvinas –Falklands para el Reino Unido– que continúan sirviendo en la Guardia Galesa, cuyo primer batallón se encargará de la guardia de honor a la entrada del templo, acompañado de su banda militar.

Otro veterano de aquel regimiento, Simon Weston, considerado el símbolo británico del conflicto tras sobrevivir a horribles quemaduras en una gran parte de su cuerpo, también estará presente en la catedral para despedir a la Dama de Hierro.

La guerra de las Malvinas “definió (a Thatcher) e inauguró una época en la que volvimos a ser un país serio. Antes de las Falklands, el Reino Unido era considerado uno de los hazmerreíres de Europa”, escribió Weston en el Daily Mirror.

La catedral de San Pablo albergó ya la misa de acción de gracias tras la rendición de las tropas del país sudamericano el 14 de junio de 1982, después de 74 días de combates que dejaron 649 argentinos y 255 británicos muertos.

Y en aquella ocasión, el entonces arzobispo de Canterbury, Robert Runcie, desató la ira de Thatcher con un sermón dominado por un mensaje de reconciliación, y no de triunfalismo, escrito por el hoy obispo de Londres, Richard Chartres, que esta vez pronunciará la homilía, según el Times.

Tres cañones serán disparados con motivo del funeral desde la Torre de Londres, dos de los cuales se utilizaron durante el conflicto, en la batalla de Goose Green y en el asalto final a Puerto Stanley, de acuerdo con el ministerio de Defensa.

A pocos sorprende que la guerra de las Malvinas, arriesgada pero exitosa apuesta de Margaret Thatcher, esté en el corazón de su funeral.

“Fue lo que la convirtió realmente en la Dama de Hierro, la mujer que se negó a permitir que los argentinos invadieran un territorio británico”, explicó a la AFP Eliza Filby, profesora de Historia Moderna en el King’s College de Londres.

“Lo hizo en contra de lo que le aconsejaban todos (…) Pero estaba decidida. Y eso se convirtió en su imagen distintiva”, agregó la autora del inminente libro “Dios y la Sra. Thatcher”.

Para Victor Bulmer-Thomas, exdirector del instituto de Relaciones Internacionales Chatham House, la guerra de las Malvinas fue “el momento decisivo” del gobierno de Thatcher.

Antes del conflicto “era muy impopular, y si se hubieran convocado unas elecciones, indudablemente las habría perdido. Por eso no fue sólo una victoria militar, sino también política”, dijo.

Bulmer-Thomas admite que pueda considerarse una provocación dada la tensión actual entre Argentina y el Reino Unido respecto a la cuestión de la soberanía. “Pero no creo que a la gente que apoya a Margaret Thatcher eso le preocupe mucho. Les da igual ser provocadores hacia Argentina en este momento, porque creen que Argentina está siendo provocadora hacia el Reino Unido”, agregó.

Aunque el país sudamericano fue invitado, como el resto de países con los que el Reino Unido mantiene relaciones diplomáticas, a enviar un representante al funeral, el gobierno británico señaló que la presidenta Cristina Kirchner estaba excluida de la lista.

Kirchner lleva a cabo desde hace más de un año una agresiva campaña internacional para exigir al Reino Unido un diálogo bilateral sobre el archipiélago sin la participación de los isleños, que en marzo votaron abrumadoramente (99,8%) en un referéndum a favor de seguir siendo un Territorio Británico de Ultramar.

En las Malvinas, donde Thatcher es venerada casi como una santa, el miércoles será día de luto oficial, con una misa prevista durante la tarde en la capital.

“No sólo nos dio la libertad, sino que permitió que las islas Falkland se desarrollaran de una manera que antes nadie creía posible”, dijo Barry Elsby, miembro de la asamblea legislativa de las islas, donde hay propuestas para rebautizar Stanley como “Puerto Margaret”.

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias