Cultura

El arte de Alfredo Münch

Alfredo Münch cursó la Licenciatura en Artes Plásticas y Visuales en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” y en la “École nationale supérieure des Beaux-Arts” de Lyon, Francia. Su obra conjuga distintos elementos que van desde la poesía japonesa (el haiku), de donde surge su necesidad por la contemplación de la naturaleza, hasta las ideas filosóficas de Deleuze y el Expresionismo abstracto norteamericano. Del filósofo francés rescata la idea de percepto como la construcción de “conjuntos de percepciones y sensaciones que sobreviven a aquéllos que las experimentan” y que pueden ser transmitidas por medio de la obra de arte. Del Expresionismo y de artistas como Pollock, Rothko, Dubuffet, el Grupo CoBrA, Brancusi, Munch, Zúñiga, Kline, Rembrandt, Basquiat, Marc, Arp, Fontana, Kapoor y Wolfgang Laib entre otros, desarrolla su propia técnica orgánica y natural de acercarse al material, su curiosidad y su forma lúdica de manipular y experimentar con sus herramientas y sus resultados. A diferencia de Pollock, quien negaba el error, aquí se acepta como un factor de sorpresa y descubrimiento que la pintura revela y pone a disposición del artista para posteriores modificaciones y transformaciones, que los ubiquen y signifiquen dentro del esquema pictórico. Para Münch la pintura es un espacio de libertad donde puede plasmar su universo en “ideas plásticas” realizadas sobre el lienzo; con la pintura se puede hablar de aquello que no nos atrevemos a decir, sentir, pensar o hacer en la cotidianidad, es un lugar de escape, un refugio de la realidad exento de prejuicios y equivocaciones.

Por Alfredo Münch

Facebook

Últimas noticias