Cultura

¿Cómo afectarían a los museos y al arte los planes de Trump?

como-afectarian-a-los-museos-y-al-arte-los-planes-de-trump

Desde finales de diciembre de 2016 se ha especulado que el gobierno de Donald Trump podría hacer recortes significativos en programas que no se consideren “prioritarios” para el desarrollo económico de su país; entre estos se encuentra el National Endowment for the Arts y el National Endowment for the Humanities (NEA y NEH, por sus siglas en inglés) y que son subvenciones otorgadas a artistas, proyectos culturales y artísticos, instituciones como museos y que son recursos a los que difícilmente podrían acceder de otra manera.

El NEA fue fundado en 1965 por el presidente Lyndon Johnson —sucesor de John F. Kennedy después de su asesinato— como parte de un amplio programa que comprendía que el progreso venía no sólo de las mejoras económicas, sino de la evolución del pensamiento, y que eso se lograba a través del impulso a las artes.

Durante el discurso con el que se firmó esta ley, Johnson diría que “aunque a ningún gobierno se debe la existencia de un gran artista o intelectual, es necesario y apropiado que el Gobierno Federal ayude a crear y sostener no sólo un clima que aliente la libertad de imaginación, pensamiento y búsqueda, sino también las condiciones materiales que faciliten la liberación de este talento creativo”.

como-afectarian-a-los-museos-y-al-arte-los-planes-de-trump-01

Pero esta libertad de pensamiento es una que los gobiernos republicanos han intentado eliminar varias veces, tanto el NEA como el NEH, siempre arguyendo que el dinero invertido en ellos no tiene beneficios cuantificables, pero con un temor de fondo: que estos programas que promueven la empatía y el desarrollo del pensamiento complejo y la conexión entre personas puedan generar problemas para el manejo de sus gobiernos, dado que eliminar estos programas de promoción de la cultura, las artes y las humanidades de hecho sólo ahorraría al gobierno el 0.0625% del presupuesto, una cifra que a todas luces no resulta significativa económicamente.

¿En qué se utiliza este dinero actualmente?

Los subsidios del NEA ayudan a los museos con los millonarios gastos de gestión de las exposiciones, especialmente los seguros con los que se debe de proteger la obra.

El Detroit Institute of Arts, por ejemplo, recibió 55 mil dólares, con los que reinstaló su galería de arte asiático. El Museum of Contemporary Art San Diego aportó los 35 mil dólares que recibió del NEA para la gestión del programa de exposiciones Pacific Standard Time: LA/LA, que se pudo trabajar en colaboración con el Museo Jumex y el Museo de Arte de Lima.

Cuando un proyecto artístico recibe un subsidio del NEA, recibe mucho más que el dinero. Quienes están encargados de la evaluación de los proyectos son personalidades del más alto nivel: Toni Morrison, premio Nobel de Literatura, por ejemplo, ha sido parte del jurado que otorga subsidios literarios.

Esta validación institucional significa que el proyecto tiene una solidez suficiente como para conseguir subsidios y otros patrocinios desde la iniciativa privada. Este simbólico espaldarazo también dejaría de existir, complicando mucho más la vida de las instituciones culturales y los artistas, quienes no están dedicados a la generación de dinero y por ello deben recurrir a estas instancias.

El anuncio acerca de los recortes (o desapariciones) de estos programas se espera para el mes de marzo, pero ya circula la lista de las instituciones que Donald Trump tiene intenciones de eliminar y que además del NEA y el NEH, incluye a la televisión pública estadounidense.

Últimas noticias