Cine

Los personajes de la Dolce Vita reviven Roma

Los personajes de la Dolce Vita reviven Roma

¿Quién podría olvidar aquella escena donde Anita Ekberg y Marcello Mastroianni se encontraban en la Fontana di Trevi? Sin duda una de las escenas más románticas de la historia del cine, que incluso fue recreada en otra linda película; Elsa y Fred.

La Dolce Vita es una película de Il maestro –Federico Fellini- que se relaciona a aquella época de esplendor en la que Roma e Italia estuvieron inmersas, donde grandes estrellas de cine solían parecían adoptar a la ciudad como un segundo hogar. Muchos de ellos trabajaban en los estudios Cinecittà, apodados el “Hollywood del Tíber”.

Entre los grandes nombres que Roma vio desfilar se encuentran Elizabeth Taylor, Anita Ekberg y Sophia Loren, quienes en la década de los 50 se paseaban por las calles de Roma. Ahora, estas estrellas reviven y desfilan entre paneles transparentes a lo largo de la escalinata de la Plaza España.

Los personajes de la Dolce Vita reviven Roma

¿Por qué los Romanos realizaron esta intervención? ¿Es parte de un nuevo proyecto de cine? ¿Una pieza de arte urbano? De hecho, es una pequeña decoración que se realizó para dar una mejor cara a las restauraciones que se han realizado en esta zona de la ciudad.

La escalinata de 135 escalones, hecha de mármol travertino y con sus más de 300 años de existencia, se encuentran en proceso de restauración; por lo tanto solo se puede acceder a ellas a través de un pequeño tramo intervenido con fotografías de estas celebridades. Estas estrellas se encuentran decorando los paneles que permiten ver la restauración de este monumento, como una forma también de turismo cultural. Esta decisión sustituye a las ya tradicionales azaleas que cubren las escaleras en esta temporada.

La importancia de la escalinata radica en que es uno de los lugares más visitados de Roma, además que conecta la Plaza España con la iglesia de la Trinità dei Monti, otro monumento importante.

Los personajes de la Dolce Vita reviven Roma

La restauración de este monumento inició en el mes de octubre, y se piensa se finalizarán a mediados del 2016. Esta decisión se tomó a partir de considerar el hecho que su última limpieza fue en 1995, por lo tanto era importante tomar cartas en el asunto.

Por si fuera poco, esta restauración fue financiada por la casa joyera Bulgari, la cual realizó una jugosa donación de 1,5 millones de euros. Fue esta misma casa la que propuso esta pequeña instalación fotográfica, haciendo honor a lo que los italianos saben hacer mejor, llenar su vida de estilo.

Últimas noticias