Cine

“LA PISCINA”, FILME CUBANO PRESENTE EN BERLINALE

Carlos Machado Quintela, realizador cinematográfico cubano, al presentar en la Berlinale “La piscina”, que muestra a cuatro jóvenes discapacitados entrenándose, rechazó toda alegoría política en su filme, aun cuando reconoció que “a todo el mundo en Cuba le falta un pedazo, todo el mundo está jodido”.

En las afueras de La Habana un cielo que anuncia ciclón se refleja sobre la piscina mientras Diana, interpretada por la hermosa Mónica Molinet, avanza con un bastón. Cuando se quita la ropa para nadar nos damos cuenta que tiene una prótesis.

Poco a poco llegan tras ella a esa piscina, rodeada de la lujuriante vegetación de la isla, Dani (Marcos Costa), un muchacho con síndrome de Down, Oski (Carlos Javier Martínez), que parece haber perdido el habla y Rodrigo (Felipe García) con problemas para caminar.

Machado Quintela explicó: “Cuando empezamos no queríamos potenciar las discapacidades ni tratarlos de manera lastimera.. a todo el mundo en Cuba le falta un pedazo.. todo el mundo está jodido”.

“Desde que comenzamos a filmar nos dijimos que no queríamos hacer primeros planos sobre las discapacidades de estos muchachos.. ellos nos enseñan que debemos aprender a vivir con nuestros problemas.. aceptar lo que somos…esos niños discapacitados tienen todos una gran humanidad y generosidad”, declaró.

“Estudiamos comunicación audiovisual, lo más parecido a estudios de cine en Cuba. Abel Arcos es escritor y me dio el guión a leer. Participamos en un concurso en el ICAIC y nos dieron el premio. Con eso arrancamos. Intentamos construir este mundo particular”.

Abel Arcos dijo que lo que le había interesado era reconstruir la soledad del nadador. “Vivo en Cuba cerca de la playa. Yo era nadador. Me interesaba la atmósfera y el espacio de la piscina. Estás solo cuando nadas. La película es natural. Fluida.. la película muestra ese espacio tal y como es, un espacio que es de ellos… aceptar lo que hay”.

“No queríamos llegar a ninguna conclusión. ¿Por qué el personaje de Oski no habla? No lo sabemos. Así es. Queríamos dejar esa sensación de algo incompleto. ¿Por qué el profesor de natación dejó de competir? A él le falta algo también”, agregó. La película tiene más que ver con lo que nos falta que con lo que tenemos”

Carlos Machado reconoció que “hay una línea documental… la piscina es el lugar donde ellos se encuentran, eso es lo que hay.. cada quien encuentra su espacio allí… la piscina es un lugar donde las cosas pueden no suceder… es el lugar que les ha tocado, no tienen otro lugar, no tienen más nada que hacer, pasar unas horas en la piscina, desde por la mañana a la tarde”.

“En la vida cotidiana no suceden grandes cosas, por lo menos a mí no me suceden”, afirmó.

Abel Arcos cree que “uno solo no puede cambiar nada… eso es lo que hay.. esa es tu realidad, es dura, es simple, es así… nadie me paga por escribir, entonces puedo escribir lo que quiero, no pienso en que eso le va a resultar incómodo a alguien… y si es así… ni modo”.

El productor Sebastián Barriuso dijo que él no vive en Cuba actualmente, pero está muy metido en el cine de la isla.

“No hay analogía alguna con la situación política actual… uno no debe autocensurarse, pensar que habrá obstáculos.. hacemos lo que tenemos que hacer y después vemos cómo salir adelante”.

Carlos Machado insistió: “Sabemos que en 50 años de revolución ha habido miles de casos de libros censurados, que no salieron.. no me tocó esa época.. en la piscina se vive una situación de espera, de algo que nadie sabe qué es… no tuve ninguna intención…”

Raúl Capote, que hace el papel del profesor de natación, afirmó: “en Cuba no hay plata para pagar lo que vale el trabajo de uno como actor, hay que hacer sacrificios para hacer lo que uno quiere, lo que te gusta, sin pensar en la censura..en la plata…la amistad es más importante”.

“Por ser cubano te pegan una etiqueta: ¿eres castrista o anticastrista? La piscina es una película y ya ! También están los cliches: en Cuba hay mulatas, ron, palmas, música, en esta película nada de eso.. y hasta me estaba aburriendo esta noche al volver a verla”, dijo el realizador.

“En Cuba la entrada a cine casi no cuesta nada. La gente va al cine sin saber lo que va a ver. A veces se llenaba la sala. O la gente se salía… quizás esperaban que pasara algo fuerte… y veían que no pasaba nada…Cuba es un país raro. Las películas no tienen que ser solventes”.

Sebastián Barriuso opina que no ha habido cambios desde el retiro de Fidel Castro: “¿Ha habido cambios con Raúl Castro? No ha habido cambios notables, seguimos teniendo dificultades para acceder a fondos… pero a veces las dificultades, las carencias, pueden estimular la creatividad.. en Cuba existe ya un cine independiente, no oficial, con otros enfoques

Carlos Machado Quintela habló de la coproducción con Venezuela. “Eso apareció ahí. A veces una coproducción puede enfermar una película, pero esta nos abrió las puertas de Ibermedia (en España). En Cuba La piscina tuvo bastantes críticas, con diferentes opiniones. Hasta se dijo que era la muerte de la burguesía. O una historia de amor”.

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias