Cine

DOCUMENTAL DE FICCIÓN “LA PLAGA” IMPRESIONA EN BERLINALE

Neus Ballús, joven realizadora catalana de “La plaga”, presentó su documental en la sección Forum Internacional de la 63ª Berlinale y aspirante a la Cámara de Oro, es un apasionante filme, mezcla de documental y ficción, que cuenta las historias cruzadas de una prostituta, varios campesinos, inmigrantes y ancianos, en la periferia de Barcelona.

Raúl es un granjero que quiere cultivar legumbres orgánicas y que le da trabajo a un inmigrante indocumentado, Lurie, un moldavo cuyo sueño es ser campeón de lucha.

Poco a poco sus historias se mezclan con la de María Ros, una anciana solitaria que debe dejar su casa, a causa de sus problemas respiratorios, y es internada en una residencia de ancianos, donde es atendida por Rose, una enfermera filipina que acaba de llegar a España.

También está Maribel, una prostituta de más de 50 años que cada vez tiene menos clientes.

La plaga del título son unas hormigas blancas que se comen las hojas de los cultivos. Lo único que hay contra esas devoradoras es la lluvia –pero el verano es ardiente– o el sulfato, pero Raúl y su padre no pueden recurrir a él porque sus legumbres son orgánicas.

En el filme cada uno interpreta “el papel” que juega en su propia vida. “Son actores que representan sus propias vidas”, en medio de un ardiente verano, dijo la realizadora.

“Sí, los temas son la inmigración, la ruralidad, el envejecimiento, la periferia de Barcelona. Cuando buscas aquello que te interesa… basta mirar lo que pasa a nuestro alrededor”, declaró Neus Ballús, de 33 años, nacida en Mollet del Vallès, en las afueras de Barcelona.

“El punto de partida fue la realidad en la periferia de Barcelona. Me di cuenta que debía desarrollar una estructura, una apariencia de ficción que reflejara el paso del tiempo, durante un verano. Quise ir más allá del documental clásico. La historia duró cuatro años, desde que comencé a hacer fotos”, añadió

“Hubo una sinergía. Ella hizo un tráiler y nos propuso hacer una película”, declaró Raúl, el granjero.

“La gente lucha y avanza de manera solitaria. Hay profesiones invisibilizadas en el cine. Esto es lo que tenemos y esto es lo que vamos a retratar”, me dije.

El productor Pau Subirós destacó la manera cómo se había hecho esta película, cuyo estreno mundial se produjo en la Berlinale: “era gente totalmente implicada, emotivamente. Ha sido un regalo que los actores o personajes, ya no sé cómo llamarlos, se hayan implicado de manera tan profunda”.

Neus Ballús explicó su método de trabajo: “no había diálogos escritos, los actores nunca tuvieron un guión. Yo si tenía escritas unas hipótesis de lo que podía suceder. Les pedía que hablaran de lo que hacían día a día, que conversaran de sus cosas. De esta forma probábamos a poner en escena situaciones reales, sobre todo en la residencia de ancianos y en el campo”.

“Las plagas (de hormigas blancas) en esa área son frecuentes. Nos dijimos: vamos a esperar hasta que llegue una plaga. Ese es un símbolo más de incertidumbre”, puntualizó.

“La plaga”, dedicada a María Ros, la anciana falleció el año pasado, recibió apoyos del Canal Arte, de Francia, de la Televisión Catalana y de los institutos de cine español y catalán.

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias