Cine

CINE LATINOAMERICANO CADA VEZ CON MAYOR PROYECCIÓN

Habana, Cuba | AFP | Las películas que compiten en el Festival de La Habana tienen una proyección diferente a la que hace cinco décadas propulsó al movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano, pero siguen manteniendo una identidad regional, señalaron este viernes jurados del certamen.

“El cine (actual) es menos ideológico, eso no quiere decir que esté descomprometido, porque está comprometido con la realidad y con la sociedad, pero está menos ideologizado y yo pienso que se preocupa más del público”, dijo a la AFP el cineasta español Manuel Gutiérrez Aragón, jurado en 36º Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, que comenzó el jueves.

Pero “sigue siendo un cine muy imaginativo, seguramente el más imaginativo del mundo, unas veces acertando y otras veces sin acertar, pero el más imaginativo sí”, apuntó el realizador español, de 72 años, uno de los jurados (de guiones inéditos) de mayor experiencia en esta edición.

Un puñado de cineastas de varios países de la región proclamaron en 1967 el nacimiento del Nuevo Cine Latinoamericano en Viña del Mar, Chile, que alcanzó su madurez con la creación del Festival de La Habana en 1979.

Durante años el Festival de La Habana acogió películas y a realizadores emblemáticos como los brasileños Glauber Rocha y Nelson Pereira Dos Santos, el argentino Fernando Pino Solanas, los chilenos Raúl Ruiz y Miguel Littín, y el boliviano Jorge Sanjinés.

Ahora acoge a jóvenes figuras como la argentina Lucía Puenzo.

“El Festival de La Habana es un sitio estratégico para ver cómo ha evolucionado la cosa de año en año (…), es un observatorio muy bueno para ver qué está pasando en el cine latinoamericano y no latinoamericano”, dijo Gutiérrez Aragón.

 

– “El mismo mundo, pero diferente” –

 

“El mundo en que vivimos es el mismo de antes pero diferente. Yo lo que sí siento que se mantiene pujante un cine de identidad nacional, un cine que defiende la cultura nacional”, dijo a la AFP el realizador cubano Manuel Pérez, jurado en la categoría no oficial “Nuestra América Primera Copia”, que premia los países del ALBA.

“La propuesta de inmediatez política que teníamos presente en los (años) 60, 70, ha cambiado porque ha cambiado el mundo”, agregó Pérez, de 75 años, quien marcó la cinematografía cubana con su filme “El hombre de Maisinicú” y recibió en 2013 el Premio Nacional de Cine.

Dos promotores del nuevo cine latinoamericano, el cubano Alfredo Guevara y el Nobel de Literatura Colombiano Gabriel García Márquez, murieron en 2013 y este año, respectivamente.

Guevara fue fundador del Instituto de Cine de Cuba y presidente del Festival hasta su muerte. García Márquez encabezó al Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano que creó la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, cerca de La Habana.

“Antes era un cine más uniforme, creo que se está haciendo hoy un cine más abierto, más amplio y se tocan muchísimas temáticas universales tratadas desde la perspectiva de América Latina”, dijo a la AFP el director del Festival, Iván Giroud.

“Es un cambio muy importante en el cine latinoamericano que se viene viendo y cada vez se constata con mayor precisión”, afirmó.

Giroud, quien sustituyó a Guevara en la jefatura del Festival de La Habana, indicó que “hay nuevas figuras”, pero es temprano para una evaluación y comparación.

“Creo que hace falta un poquito más la perspectiva del tiempo para volver echar hacia atrás y decir bueno esto realmente marca un antes y un después”, dijo.

“Creo que ahora, en este momento, estamos como en el presente y el presente es un cine que va cambiando pero que yo no me atrevo todavía a buscar paradigmas de este cine, como se podía definir hace 20 años”, agregó.

 

Últimas noticias