Cultura

BELLEZA COMPULSIVA: LOS MEJORES ARTISTAS DEL SURREALISMO

“En el año 1916 André Breton trabajaba como auxiliar en una clínica neuropsiquiátrica en Saint-Dizier. Allí atendió a un soldado que creía que la guerra era un simulacro, con heridos maquillados y cadáveres prestados de las escuelas de medicina. El joven Breton quedó fascinado con el soldado: vio en él a un sujeto tan traumatizado que había cruzado a otra realidad que era, de alguna manera, también una crítica de esta. Pero Breton jamás desarrolló las implicancias de este cuento originario del surrealismo y los relatos habituales del movimiento tampoco lo mencionan. Es que estos presentan el movimiento tal como Breton quería que fuera visto, como un movimiento de amor y liberación, mientras la historia del soldado habla, en cambio, del aturdimiento traumático, el deseo mortal y la repetición compulsiva”

Hal Foster, Belleza compulsiva

Maya Deren. Bella, expresiva, femenina. Así es la obra que Maya Deren logró crear a lo largo de su carrera. Directora de cine, bailarina, poeta, fotógrafa y escritora, es considerada la madre del cine underground en Estados Unidos. Gracias a su constante experimentación con la música, el cuerpo y la imagen, sus cortos cinematográficas pueden ser traducidos en poesía.

Emmanuel Radnitzky, mejor conocido como Man Ray, es un fotógrafo que oscila entre el dadaísmo y el surrealismo. Juega con la imagen, los sentimientos y los sueños para crear fotografías que aluden a lo más primitivo del ser humano.

Giorgio de Chirico.  Pintura metafísica que raya en el surrealismo. Con el ojo puesto en lo irracional, para de Chirico, todo objeto puede poseer un significado lírico, poético. Es por eso que al ver sus pinturas nos encontramos envueltos en una exquisita pero terrible soledad que se aferra a cada una de nuestras fibras más sensibles.

Luis Buñuel. Este cineasta no necesita grandes presentaciones. Un gran exponente del movimiento surrealista que deja en cada una de sus obras un sentimiento indescriptible en el espectador, en sus propias palabras: “La  ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas”

Remedios Varo. Una mujer que logró mostrarle al mundo la parte más profunda de sus pensamientos, vicios, amores, miedos, enfermedades, y demás marañas quedan plasmadas en sus obras. Cada vistazo a una de sus pinturas es una visita al psicoanalista. Muestra miedos y fantasías mezcladas en un mundo donde solamente cabe una persona: ella misma.

Rene Magritte. Esto no es una pipa. Magritte descubre la traición de las imágenes, que se burlaran del espectador que pasivamente observa la obra para volverlo un elemento activo. Magritte lo saca de sus casillas, lo sacude y lo hace problematizar sobre el arte de la representación a través de imágenes que se mueven entre lo real y lo imaginario.

Dali. Un poco de loco y otro poco de genio, amado, odiado, incomprendido y alabado, así es Salvador Dalí, en sus propias palabras: “El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar escenas extraordinarias en medio de un desierto vacío. El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar pacientemente una pera rodeado de los tumultos de la historia”

 

Últimas noticias