Cultura

El ballet de Marius Petipa más allá de ‘El lago de los cisnes’

ballet

Las coreografías de Marius Petipa son las que más abundan alrededor del mundo -seguramente has escuchado hablar de El lago de los cisnes, y aunque no se trata de una creación original de este maestro y bailarín francés, sí fue quien las hizo todo un éxito.

Petipa fue un gran bailarín, que pronto pasó a compartir su técnica como instructor y a crear sus propias composiciones. Aunque no se sabe cuál fue su primer ballet, varias fuentes expertas coinciden que La hija de Pharoh fue su primer logro.

No obstante, a Petipa se le adjudican muchas puestas en escena que prevalecen hasta nuestros días.

Te puede interesar: Los ballets rusos más importantes

Se puede decir que sus ballets son exóticos porque estaban influenciados por los cuentos de hadas, los mitos y leyendas de antiguas civilizaciones, así como de hechos históricos. Tal es el caso del ballet La Bayadère, que narra la historia de Nikiya, una bailarina del templo que ha jurado secretamente su amor eterno al guerrero Solor.

Petipa también modificó varios ballets de París y les añadió su estilo; en algunos de ellos, él mismo los interpretó. Sus re-interpretaciones más famosas son Giselle, Coppélia, y Le Corsaire.

Su trabajo por casi seis décadas en el Teatro Mariinsky de St. Petersburgo hizo que tuviera mucha influencia en la historia de la danza, además de convertir el ballet romántico en lo que ahora reconocemos como ballet clásico.

Para que sus coreografías fueran perfectas, Petipa colaboró con una nueva generación de compositores rusos como Tchaikovsky y Glazunov, en obras como La bella durmiente y Raymonda. Por todo esto, Marius es considerado un pilar en la danza clásica mundial.

Te recomendamos: Los requisitos que necesitas para convertirte en bailarín profesional

Últimas noticias