Cultura

AUSTRIA CONSERVARÁ EL FRISO DE BEETHOVEN

La obra maestra monumental del pintor Gustav Klimt reclamada por los herederos de un coleccionista judío, podrá permanecer en Austria “por no darse las condiciones necesarias para su restitución”, según la decisión de una comisión independiente de expertos.

La demanda fue formulada en octubre de 2013 por los herederos del coleccionista Erich Lederer, que cuestionan las circunstancias en las que la obra fue comprada por la República de Austria en 1972. El Friso de Beethoven, de 34 metros de largo por dos de ancho, lleva expuesto desde 1986 en el palacio-museo vienés de la Secesión, donde fue presentado por primera vez por el propio Klimt en 1902.

Adquirido por la familia Lederer en 1915, la obra fue requisada por los nazis en 1938 y posteriormente le fue devuelta a Erich Lederer tras la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el Estado austriaco prohibió exportar la obra, lo cual condujo a Lederer, un ciudadano suizo, a separarse de ella, según sus herederos en condiciones desfavorables, tras años de vanos esfuerzos para acabar con la restricción.

Por su parte, la Secesión considera que la restitución no está justificada “ni jurídica ni moralmente”, ya que a venta se efectuó a un precio justo y sin ninguna coacción, aseguró su abogado, Christian Hauer. El Estado austriaco pagó por ella 15 millones de schillings (en torno a 1,1 millones de euros) y la restauró durante 11 años.

Con información de AFP.

Últimas noticias