Arquitectura

La arquitectura orgánica de Frank Lloyd Wright

Frank Lloyd Wright es uno de los arquitectos consagrados del siglo XX, a el se le atribuyen construcciones como el Museo Guggenheim de Nueva York, Casa de la Cascada y el Hotel Imperial de Tokio, entre otras.

Este arquitecto pasó a la historia por ser uno de los pioneros de la “Arquitectura Orgánica” u “organicismo“, una corriente que se enfocaba en respetar los espacios creados entre el hombre y la naturaleza, no contemplaba que fueran solamente funcionales sino que respetaran los espacios necesarios de las personas como también ser armónico con el entorno que le rodeaba.

Este movimiento causó revuelo ya que confrontaba directamente las ideas del estructuralismo y el funcionalismo impulsadas por la escuela Bauhaus, pero como diría Lloyd Wright, “¿La forma sigue a la función? Sí, pero lo que importa más ahora es que la forma y la función son una.”

El origen del movimiento surge con la crisis del modernismo, ya este se empieza a ver afectado por las grandes urbes y los ideales de la modernidad se ven destrozados con la llegada de las guerras mundiales. Es en este momento que arquitectos como Lloyd Wright realizan una introspección y deciden que lo importante es, no ir en contra de la naturaleza sino con ella, y sobretodo dar valor a las necesidades que tienen los habitantes de un espacio.

Se puede decir que Lloyd Wright humanizó completamente la arquitectura y junto con el personajes como Antoni Gaudí, Rudolf Steiner, Javier Senosiain y Antón Alberts, fueron los mayores representantes de esta corriente.

la-arquitectura-organica-de-frank-lloyd-wright

Como todo buen movimiento del Siglo XX, este necesitaba una especie de manifiesto, el cual fue propuesto por el pensador David Pearson, el teórico escribió una lista de reglas para el diseño de una arquitectura orgánica, la cual se conoce como La carta de Gaia para la arquitectura y el diseño orgánicos.

Según Pearson el diseño debe:

  • Ser inspirado por la naturaleza y ser sostenible, sano, conservativo, y diverso.
  • Revelar, como un organismo, el interior de la semilla.
  • Existir en el “presente continuo” y “comenzar repetidas veces”.
  • Seguir los flujos y ser flexible y adaptable.
  • Satisfacer las necesidades sociales, físicas, y del espíritu.
  • “Crecer fuera del sitio” y ser único.
  • Celebrar la juventud, jugar y sorprenderla.
  • Expresar el ritmo de la música y de la energía de la danza.

Cabe agregar que para Lloyd Wright el estilo que más reflejaba las reglas propuestas por Pearson, era la arquitectura japonesa, de la cual retomó su sencillez, su espaciosidad y el uso de materiales amigables con el ambiente donde se halla la construcción.

Finalmente la arquitectura orgánica se transforma con el paso del tiempo gracias a la llegada de otros creativo, no sin antes influenciar a otros grandes del Siglo XX como Ludwig Mies van der Rohe, Le Corbusier, Oscar Niemeyer y Frank O. Gerhy, entre otros. Los cuales incorporaron elementos de esta corriente a sus piezas arquitectónicas.

FAHRENHEITº Magazine desea recordar a Frank Lloyd Wright en el día de su cumpleaños con este artículo dedicado a su mayor legado con la arquitectura contemporánea, la arquitectura orgánica.

Últimas noticias