Arquitectura

FREI OTTO, EL MÁS PRESTIGIOSO ARQUITECTO DEL MUNDO

Justo se había decidido otorgar el Medallón de Bronce a Frei Otto cuando el jurado del prestigiado premio Pritzker se enteró de su fallecimiento. ¿Por qué le entregarían el premio? El jurado alegó varios adjetivos: por “visionario, utópico, ecologista, pionero de los materiales ligeros, protector de los recursos naturales y un colaborador generoso”, se dijo en su favor.

Sin embargo, el premio no hace al arquitecto, y en este caso fue el expertise de Otto en la construcción de mallas metálicas y otros sistemas de construcción los que le aseguraron un lugar privilegiado entre los arquitectos más significativos del siglo XX. Junto a sus contemporáneos como Vladímir Shújov, Buckminster Fuller y Frank Gehry, nuestro Frei impulsó la arquitectura orgánica que plantea la armonía entre el hábitat humano y el mundo natural.

OTTO_FAHRENHEIT_9

©Apa

Otto participó en una especie de crossover entre la arquitectura y la otras disciplinas como la ecología, la biología, la ingeniería y la filosofía para dar vida a sus creaciones. Fue pionero en el uso de estructuras flexibles cuales tiendas de campaña. Siempre mantuvo una actitud humilde respecto a sus logros, y cuando recibió la noticia de haber ganado el premio Pritzker en su casa, dos semanas antes de darse a conocer oficialmente, el arquitecto ya se lo esperaba. Dijo no haber hecho nada para merecer tal distinción, pues su ambición siempre fue diseñar edificios para ayudar a las personas pobres.

OTTO_FAHRNHEIT_5

© Frei Otto | Fábrica Wilkhahn

El jurado no escatimó en elogios y ensalzó sus “ideas visionarias, espíritu curioso, su voluntad de compartir el conocimiento (…), su espíritu de colaboración y su preocupación por usar cuidadosamente los recursos”. Pero no hay nada que explique mejor todo esto que admirar minuciosamente el techo del parque olímpico de Munich para los Juegos Olímpicos de 1972 o el pabellón de Japón en la Expo 2000 de Hanover, Alemania, por el cual también ganó el premio Pritzker en 2014.

Frei Otto murió el lunes pasado y fue un acontecimiento sin precedentes en la historia del premio, el cual equivale al Nobel en arquitectura. El jurado le atribuyó el premio cuando aún estaba vivo, y Otto partió sin poder llegar a tiempo a su cita con la historia.


Información vía: La Voz de Galicia

Si te gustó esta nota, seguro te encantará:

FUNCIONALIDAD ARQUITECTÓNICA, TATIANA BILBAO

¿QUÉ EDAD TIENEN LAS CIUDADES MODERNAS?


 

Últimas noticias