Cultura

ABATEN A UNO DE LOS SOSPECHOSOS DEL ATENTADO DE BOSTON

Este viernes, la policía de Boston, EU abatió a uno de los sospechosos del atentado en el maratón de la ciudad y buscaba al otro, “armado y peligroso”, en un gigantesco operativo con ribetes cinematográficos que tenía en vilo a Estados Unidos.

Toda la población de Boston (noreste de EEUU) y sus suburbios, es decir cerca de un millón de personas, recibieron la orden de permanecer en sus casas. El servicio de transporte público fue suspendido y las escuelas cerradas.

Más de 9.000 policías, muchos con protección y armamento de combate, recorrían las calles de Watertown, en el surburbio oeste de Bostón, donde tuvo lugar buena parte del operativo para capturar a los supuestos responsables del atentado que dejó tres muertos y más de 180 heridos el lunes en el maratón.

Los individuos son dos hermanos de origen checheno y fueron identificados como Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, quien murió en el enfrentamiento con la policía, y Dzhojar Tsarnaev, de 19, objeto de una verdadera cacería humana.

“Un sospechoso muerto. Otro prófugo”, dijo el jefe de la policía local, Ed Davis, al anunciar el resultado de la operación lanzada el jueves por la noche en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge, cerca de Boston, y que continuó en la madrugada del viernes en Watertown.

Un policía murió y otro resultó herido en el operativo, que incluyó una persecución en auto, explosiones y tiroteos.

La policía se refirió al sospechoso prófugo como un hombre “armado y peligroso” y lo definió como un “terrorista que ha venido a matar gente”. Se teme que esté en posesión de explosivos.

“Quédense en sus casas y no abran la puerta a nadie salvo a un policía propiamente identificado”, declaró el gobernador Deval Patrick.

En cuanto al sospechoso fallecido, señalaron que murió en un hospital de la zona al que fue trasladado por las fuerzas de seguridad tras haber recibido varios disparos y resultar herido por una explosión, según el jefe de la policía de Boston.

El FBI (Oficina Federal de Investigaciones) había difundido el jueves por la tarde fotos y videos de esos dos hombres tras analizar miles de imágenes registradas en la zona donde se produjo el doble atentado.

Los individuos habían sido denominados simplemente como “Sospechoso Uno” y “Sospechoso Dos”. Aparecían en las imágenes con una gorra, uno blanca y el otro negra, y llevaban mochilas.

Según el FBI, el sospechoso de gorra blanca dejó su mochila en el lugar de la segunda explosión “algunos minutos” antes del estallido cerca de la línea de la llegada del maratón.

Tras la publicación de las fotos, las autoridades intensificaron los controles en la frontera con Canadá. Y el clamor por ver las imágenes fue tan grande que, minutos después de que el FBI las subiera a su página web, esta colapsó.

Horas antes de la conferencia de prensa del FBI, el presidente Barack Obama había prometido dar con los autores del atentado, al encabezar un servicio ecuménico en la catedral de la Santa Cruz de Boston, repleta con unas 2.000 personas.

“Sí, vamos a encontrarlos. Y sí, van a enfrentar a la justicia. Podemos ser momentáneamente desestabilizados, pero nos levantaremos. Seguiremos hacia adelante. Terminaremos la carrera”, afirmó Obama.

De acuerdo con la investigación del FBI, los autores del atentado utilizaron bombas caseras, ollas a presión con clavos y metralla en su interior que dejaron una docena de amputados, además de los tres muertos.

El FBI halló en un techo de un hotel en la zona del atentado trozos de una olla a presión. También se encontraron en la escena del crimen fragmentos de una mochila de color oscuro en la que habrían ocultado las bombas caseras.

Más de 100 de los 183 hospitalizados inicialmente por el doble atentado ya fueron dados de alta. Sin embargo una decena de personas siguen en estado crítico y necesitan nuevas operaciones para salvar sus vidas.

Tras el doble atentado, la seguridad fue incrementada en la ciudad con policías y guardias nacionales casi en cada esquina del centro. Sin embargo, los tribunales federales y un hospital debieron ser evacuados el miércoles por amenazas de bomba que se revelaron falsas.

© 1994-2013 Agence France-Presse

Últimas noticias