Cultura

…A la luz de Degas

“Dibuja líneas y más líneas joven,de ambas de la vida y de la memoria, así te convertirás en un buen artista”. Consejo que le da Ingres a Degas

El movimiento impresionista surge a finales del Siglo XIX, buscando romper el estoicismo que distinguía al simbolismo y al romanticismo, para dar paso a la exploración del material y la pintura. La razón era sencilla, la fotografía estaba substituyendo la labor de la pintura de retratar momentos e imágenes mentales por lo que era necesario explorarla de alguna otra forma…y esta fue a través de la luz y el color.

El día de ayer hablamos sobre Caravaggio, el maestro del claroscuro y el padre de la pintura barroca, un artista bastante polémico cuya vida fue tan tenebrosa e intensa como su pintura misma. La muerte de Caravaggio dejó un legado para todos aquellos pintores que utilizaron un elemento dramático en sus obras como Delacroix, de La Tour, Velázquez y finalmente el impresionista Manet.

Podemos decir que de la oscuridad de estos maestros y del drama pictórico, surge una nueva luz, el impresionismo, representado hoy por el nacimiento de Degas, uno de los mayores exponentes de esta corriente.

a-la-luz-de-degas

Degas nace un día como hoy de 1834, descubrió su pasión desde los 18 años e instaló un pequeño taller de arte en su casa, incluso trabajó como reproductor de arte para el Louvre, sin embargo ingresó a la facultad de leyes de la Universidad de París a petición de su padre, pero al no ser su pasión conoce a Dominique Ingres uno de los grandes maestros de la pintura y esto lo convence de aplicar a la Escuela de Bellas Artes, donde es admitido.

A lo largo de su vida el admiró a los antiguos maestros, algo que siempre mantuvo en su pintura, ya que él se percibía meramente como un eslabón más de una cadena de evolución pictórica. Esto también lo llevó a ser un ávido coleccionista, (cuya colección tuvo que venderla para saldar las deudas de su hermano) y entre su haber incluyó piezas de El Greco, Manet, Pissarro,Cézanne, Gauguin e inclusive Vincent van Gogh, pero sus favoritos siempre fueron Ingres, Delacroix y Daumier.

En un principio Degas comienza a realizar pinturas históricas que le traen un relativo éxito en el Salón de París, pero al paso del tiempo este se vio mermado, por lo que tuvo que buscar otras vías para generar arte, es entonces donde conoce a Manet, realizando bosquejos de Velázquez en el Louvre. Manet es quien introduce a Degas al grupo de “Los impresionistas“, y Degas se convertiría en uno de sus miembros principales, sin embargo el tenía sus particularidades que lo volvían en un artista especial.

a-la-luz-de-degas

En primera, su estilo aunque era cercano al impresionismo, jamás persiguió los mismos ideales que el resto de los impresionistas como Monet, quien estaba interesado en la luz, el color y el paisaje. Para Degas la clave se hallaba en el dibujo, por lo que se centró al contrario de sus compañeros en retratar aquellas cosas que dieran mayor expresión a su dibujo, en este caso el movimiento. Es por esta razón que a lo largo de su vida retrató caballos y bailarinas (además que se vendían bien.)

Su estudio del movimiento lo volvió en un maestro de la técnica, y por lo tanto su facilidad lo llevó a cada vez abstraer más sus trazos y la pintura, lo cual lo acercó involuntariamente a la técnica impresionista. Pero es posible que el pintor este más relacionado al futurismo que al impresionismo, debido a su preocupación por captar el movimiento.

La búsqueda artística de Degas, lo llevó a experimentar con distintas temáticas y técnicas, la evolución de Degas se marca cuando empieza a interesarse en escenas de la vida cotidiana, lo cual lo acerca aún más a sus compañeros impresionistas, tal es el caso de Renoir.

a-la-luz-de-degas

Finalmente Degas, empieza a experimentar con ciertas técnicas de impresión (ya que era fanático del grabado japonés) y empezó a dibujar sobre estas, como también decidió trabajar con la fotografía, en esta búsqueda de la perfección y la luz. Degas fotografiaba a modelos y a amigos para poder dibujarlos, una obsesión que nunca dejó al artista era el perfeccionar el dibujo y las líneas, tal como le aconsejaría Ingres.

Se cree que a finales de su vida el artista trabajó exclusivamente sobre la escultura, la cual no fue tan bien recibida en sus inicios, por lo que exhibió solamente una pieza en toda su vida, sin embargo sus herederos encontraron en su estudio alrededor de 150 esculturas de cera, varios en un mal estado. Lo que los llevó a consultar al fundidor Adrien Hébrard, quién tras analizar las piezas concluyo que solo 74 de éstas podían ser fundidas en bronce.

a-la-luz-de-degas

Degas asignaba a cada técnica el mismo significado, por lo que referente a la escultura decía: “Dibujar es una forma de pensar, esculpir es otra.”

La búsqueda de la luz a través de la perfección de la técnica, fue una constante en Degas, pero la pérdida de la mayor luz, la vista, fue siempre su preocupación; Degas muere en 1917 en un estado solitario y semi-austero, ya que su personalidad era bastante huraña lo cual le generó muchos problemas con sus compañeros, a pesar de esto el mantenía una visión clara de su obra y se fue no sin antes dejar un gran legado para la pintura contemporánea.

a-la-luz-de-degas

 

Últimas noticias