Cultura

5 datos culturales sobre la República Checa

El Estado checo, antes conocido como Bohemia, se formó en el siglo IX d. C. como un pequeño ducado en torno a Praga en el seno del entonces poderoso Imperio de Gran Moravia.

Con la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico en 1806, el reino de Bohemia se integró en el Imperio Austríaco. Durante el siglo XIX, las tierras checas se alzaron como centro industrial de la monarquía y después como núcleo de la República de Checoslovaquia que se creó en 1918, resultado del colapso del Imperio Austrohúngaro en la Primera Guerra Mundial.

Después de 1933, Checoslovaquia era la única democracia en toda Europa central y del este. Finalmente, el 1 de enero de 1993, Checoslovaquia se dividió pacíficamente en sus dos Estados constituyentes: la República Checa y la República Eslovaca.

El día de hoy, te compartimos 5 razones por las que debes conocer la República Checa: un lugar que refleja toda la riqueza de Europa del Este y que es reconocido por su calidad humana y oferta económica y cultural.

Celebraciones fuera de lo común

Durante la época de Pascua, los checos tienen rituales vinculados a la fertilidad completamente fuera de lo común: muchos hombres mojan trapos con agua fría para dar un pequeño golpe en el trasero a las mujeres. En mayo, las parejas procuran darse besos debajo de un cerezo; en checo: hospoda.

Mucha gente famosa nació ahí

Entre los famosos que nacieron en este país se cuentan: Martina Navratilova e Ivan Lendl (tennis pros), Milos Forman (director de cine), Sigmund Freud, Oskar Schindler (sí, el de La lista de Schindler), Alfons Mucha (pintor), Jan Neruda (poeta del que toma nombre Pablo Neruda) y Franz Kafka.

Es el país con la mayor cantidad de castillos en Europa

En la República Checa existen más de ¡200 castillos!, lo que lo vuelve el país con más construcciones de este tipo en Europa. Entre los más bellos se encuentran el Castillo de Praga, Orlik (se encuentra sobre un volcán y un lago), Cesky Krumlow y el Cervena Lhota.

Cerveza, cerveza y más cerveza

El pegamento que mantiene unido a las personas de este país es su cerveza, la cual, junto con sus tradiciones musicales y comida, convierte a sus habitantes en personas bastante orgullosas de sus costumbres. Por ninguna razón, insultes sus tradiciones, ya que las aprecian mucho.

Un pueblo medieval

Cesky Krumlow es un pueblo donde parece que el tiempo jamás pasó, pues permanece casi idéntico a las poblaciones que se encontraban comúnmente en Europa durante el Medievo. De hecho, este lugar fue nombrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Ahora ya sabes, la República Checa es un excelente lugar para anotar en tu lista de destinos a visitar. Por supuesto, es un país creciente y la cultura es su segundo nombre. También es un lugar bastante comunicado con el resto de Europa, lo que aumenta su atractivo. ¿Qué esperas para conocerlo?

Últimas noticias