Conciencia

Revolución llega a la moda

El 24 de abril del 2013 la industria textil sufrió una gran tragedia, un edificio de ocho pisos dedicado a la manufactura de prendas de vestir se colapsó en Savar, un distrito de Daca, capital de Bangladesh, con un conteo registrado de 1,127 muertos y 2,437 heridos, entre los cuales la mayoría de los empleados eran niños y mujeres que se dedicaban a la confección.

Si bien se conocía, sin muchos fundamentos, que la manufactura asiática era una maquila de bajo costo, donde las grandes marcas llevaban la mayor parte de sus producciones, haciendo una brecha gigante en los costos de productores locales y de diseñadores, marcas emergentes e independientes, este suceso despertó un sentido social en la gente de la industria y sus consumidores, quienes comenzaron a destapar el manejo de este rubro y a crear conciencia de dónde, cómo, quién y a qué costo se fabrica la ropa.

revolucion-llega-a-la-moda

A esto se suma una iniciativa que comenzó en el 2014, tomando el 24 de abril como el día de revolución para la moda o el “Fashion Revolution Day”, que bajo los hashtag #fshrev, #whomademyclothes y #quienhizomiropa, incitó a que los consumidores y aquellos inmersos en el mundo de la moda y la manufactura textil se unieran para crear conciencia.

La organización del movimiento mundial buscó desde ese día dar a conocer el manejo de este rubro de la industria, exponer las leyes que la acompañan y promover el respeto del trabajo artesanal que cada país maneja.

México se vuelve activista

En México esta “revolución” comenzó en el estado de Chiapas, donde tenemos un gran acervo cultural en cuanto al mundo textil se refiere, con fotografías de mujeres que aparecen empuñando un hoja con la leyenda “yo hice tu ropa”, para darle valor y reconocimiento a su trabajo.

El pasado 24 de abril más de 70 países se unieron para celebrar la segunda edición de este movimiento, que consiste en voltear la prenda y tomar una foto donde se vea la etiqueta, subirla a redes sociales, ya sea en Facebook o Twitter etiquetando a la marca y pidiéndole que responda a la pregunta ¿quién hizo mi ropa?

No es una tarea fácil, pero a pesar de que se conmemora y se toma acción en ese día, la iniciativa es para llevarla a cabo en todo momento, haciendo de esto un movimiento constante.

Mientras más gente se una podremos ir cambiando el rumbo de las cosas, reactivado una industria maquiladora que la violencia del norte y el abandono en el sur del país ya han lacerado bastante, cerrando la brecha de costos, valorando y dando el merecido respeto al trabajo artesanal. ¿Sabes quién hizo tu ropa?

Últimas noticias