Leandro Erlich: instalaciones para redescubrir la realidad

Lunes 23 de Noviembre 06.56 GMT

 

Las certezas efímeras que habitan la obra del artista conceptual argentino Leandro Erlich buscan jugar con la imaginación y perspectiva de los espectadores.

Nacido el 11 de mayo de 1973 en Buenos Aires, Erlich afirma que el arte nos permite plantear cosas que no tienen fines puramente funcionales o útiles desde otro ángulo.

De este modo, creó la serie de instalación The cloud, en la que retoma sus características ilusiones ópticas y presentaciones visuales envolventes, para invitar al público a hacer una relectura de su entorno.

Al respecto, el artista declaró: “Los sentidos son varios. Somos constructores de un cosmos de lo que entendemos como real, en contraposición a lo que no creemos como real. Todo es parte de una idea humana”.

Es por ello que The cloud es una revelación de la práctica común de “mirar al cielo en busca de maravillas, y en ello encontrar belleza cambiante”, misma que depende del juego de luces, los colores, el volumen y el clima.

“Las nubes crean la narrativa: benignas y blancas, oscuras y tormentosas. Mapeamos nuestra imaginación en estos agregados de gas y vapor (¡Mira! Un perro, una cara, una tortuga), y luego nos maravillamos de su velocidad, tamaño e intangibilidad”, destaca Erlich.

 

 

De esta oda a los conjuntos de gas que conforman el cielo, el artista argentino subraya que “la nube trae el mundo natural adentro, colapsando y expandiendo la relación entre la tierra y el cielo”.

Es así que, mediante doce paneles de vidrio impreso, Leandro representa una nube de varias capas para recordar la delicada belleza de la naturaleza y la responsabilidad del ser humano ensu preservación.