Arte

La historia de las ‘Venus Anatómica’: arte florentino con órganos esculpidos

Venus Anatómica

La Venus anatómica es ejemplo de la sensualidad idealizada del arte florentino, pero no deja de parecer macabra. Recostada, sólo lleva un collar de perlas que contrasta con su brillante piel.

Te recomendamos leer: Arte, ilustración y anatomía

Aunque parece un sola pieza, en realidad es un rompecabezas con forma y tamaño humano. La piel de su torso y vientre se desprenden para dejar ver sus órganos esculpidos, cada uno desmontable, junto con un pequeño feto.

¿Para qué se crearía una escultura así? Así es, acertaste, para la ciencia. Nació entre 1780 y 1782 en el taller del artista de cera Clemente Susini comisionada por Leopoldo II para convertirse en la pieza central de La Specola, Museo de Física e Historia Natural, Florencia.

Venus Anatómica

Museo La Specola, el Museo de Historia Natural de Florencia. Foto © Joanna Ebenstein.

Es decir, que más que una obra de arte, fue pensada como una pieza médica y educativa. Aunque en la actualidad existen miles de materiales para aprender anatomía, en el siglo XVIII se tenían que diseccionar los cuerpos, y fue por eso que la Venus Anatómica fue sinónimo de innovación.

Los artistas también se vieron beneficiados por estos modelos, porque anteriormente tenían que recurrir a cadáveres para sus bocetos, como lo hizo Leonardo da Vinci.

Venus Anatómica

‘The Anatomical Venus’. Cortesía de la Universidad de Montpellier, colecciones anatómicas. Foto © Marc Danton.

Otro dato interesante de este tipo de objetos son las historias que les adjudican poderes divinos, de ahí el que sean conocidas como “bellas cortadas” o “gracias disecadas”. Existen piezas bastante parecidas a la Venus Anatómica, aunque la más elaborada sigue siendo ésta, que todavía se exhibe en La Specola.

Te puede interesar: ¿Qué es el blood art?

Venus anatómica

La Specola.
WikiCommons

Últimas noticias