Arte

Tracey Emin conoce a Egon Shiele

Por primera vez, el trabajo de Tracy Emin es expuesto de manera propia y exhaustiva en Austria. Hablando propiamente, no es solamente una exposición individual, sino un diálogo con los trabajos del famoso artista austriaco, Egon Schiele.

Conocí el trabajo de Tracey Emin en varios museos en el Reino Unido y leí su autobiografía un par de años atrás. Estoy impresionada por su trabajo, el cual se basa en dibujos, al igual que aborda diversos proyectos artesanales donde incluye el bordado, la costura y la talla en madera. Recuerdo su tienda de campaña, su cama y la enorme montaña rusa. Yo estaba sumamente emocionada de ver esta instalación como parte de su exposición en Viena.

Egon Schiele –contraparte de Emin– trabajó en Viena a principios del siglo XX. Sus obras fueron coleccionadas por Gustav Klimt, quien apoyó su carrera. El artista murió de fiebre española, a la temprana edad de 28 años. Su trabajo puede ser inquietante y conmovedor. Su técnica es única y altamente reconocible. Yo estaba intrigada en cómo el trabajo de Emin y Schiele podría “ser compatible”.

Hace algunas semanas, justo cuando la exposición comenzó, yo estaba fascinada al escuchar que habría una conferencia con Tracey Emin y uno de los curadores. Tuve la oportunidad de asistir a este evento, mientras esperaba sentada pude ver a Emin en persona, bajando las escaleras en medio de aplausos y el asombro de la audiencia. Yo me sentía encantada en la forma tan vivaz en la que ella hablaba sobre su trabajo, su admiración hacia Schiele y en como había sido creada la presente exposición.

Desde adolescente, Emin era admiradora del trabajo de Schiele; primero supo de él gracias a las cubiertas de los discos de Heroes y Logder, ambos del cantante David Bowie. Ella declaró que el arte de Schiele le sirvió como guía, encaminándola hacia una educación artística. La entrega que ponía Schiele al realizar sus obras, motivó a Emin para comenzar a dibujar. Para la exposición, Emin y los curadores no querían mostrar similitudes entre los artistas, el propósito real era crear un punto de encuentro entre ellos. Ambos trabajos necesitaban tener suficiente espacio para “respirar” y así, entrar en un diálogo con el otro.

Justo en la entrada de la exposición, estaba montado el trabajo distintivo de Emin: la montaña rusa realizada en madera It’s Not the Way I Want to Die. Una instalación que resulta ser grande, pero que al ser colocada en el interior del Leopold Museum, un lugar espacioso con techos bastante altos, la hacían lucir pequeña, aunque nunca perdió esa sombría impresión de ser frágil y desgastada, además de atravesar de pared a pared el museo. Uno puede interpretar de diversas maneras la pieza, como las altas y bajas en la vida de una persona. En Margate, Inglaterra –el pueblo natal de Emin– existe una montaña rusa en una feria llamada Dreamland. Emin tiene sueños recurrentes relacionados a este lugar en particular. Ella varias veces intentó agregar el símbolo fálico a su instalación, pero no tuvo mucho éxito. La montaña rusa de Emin está acompañada por una pequeña pintura de Schiele llamada Mountain by the River. En esta obra, hay una gran montaña oscura que ocupa prácticamente toda la pintura. Ambos trabajos transmiten un sentimiento triste y melancólico. Ellos muestran que, sin importar las dimensiones de una obra, el arte tiene un impacto en los espectadores.

Dentro de la misma exhibición, también está la obra fluorescente de Emin. Luces neón ensambladas a mano, que con cinta de aislar fueron moldeadas para lograr que los mensajes sean lo más parecido al puño y letra de la artista. Frases que derivan de sus pensamientos o simplemente palabras que llegan a su mente de la nada. More Solitude es un nuevo trabajo que se colocó en el interior de una casa donde los otros proyectos neón conviven. Ahí mismo el poema White Swan de Egon Schiele complementa el espacio.

En esta sala, Tracey Emin recita algunos de sus textos a través de bocinas, uno puede sentarse en la penumbra, apenas iluminada por el tenue destello fluorescente que brilla sobre el poema de Schiele. El texto leído por Emin es hermoso, al mismo tiempo es una triste historia. Habla sobre una anciana de 80 años, que se viste sola, ella luce hermosa, se arregla para ver al gran amor de su vida; un hombre que se fue cuando era joven y que quedó atrapado en un glaciar, su cuerpo está intacto, fue preservado por el hielo. Aunque la mujer continuó su vida con normalidad, su amor por este hombre nunca cambió, es por ello que ella ha tenido una vida feliz.

Durante la charla, Emin comentó que había sentido una ola de soledad cuando se encontraba en su casa al sur de Francia. Ella estaba sentada en la mesa de su cocina, cuando de repente sintió una abrumadora melancolía. Desde las alturas, se vio a si misma sentada sola en la silla. Teniendo esta escena en mente, dibujó Lonely Chair Drawings, imágenes donde su cuerpo desnudo es mostrado desde esa perspectiva. Emin se refiere a esta serie como “pinturas rupestres femeninas”. Ella coloca estos trabajos en un diálogo junto con un poema de Schiele, en especial con una línea que apunta: “I give myself completely” (me entregué completamente). Piensa que esa es la mejor manera de describir su obra: “Si uno desea ser artista, uno tiene que entregarse total y devotamente”.

Cuando uno recorre la exposición, se puede apreciar la fuerte influencia que tuvo Schiele en Tracey Emin. Lo que más disfruté de su plática en el Leopold Museum fue ver, sentir y escuchar que tan apasionada se siente la artista por su obra. Ella cuenta que le es necesario hacer arte, de otra forma ella se siente demasiado emocional y físicamente enferma. El título de la muestra es Where I want to go, dando a entender que ella quiere ser libre y lo mismo busca para Schiele. Ella desea que Schiele sea reconocido a nivel internacional, quiere llevarlo más allá de los límites de Austria, mostrar su trabajo al mundo. Al mismo tiempo, ella desea dejar atrás la imagen de “Joven Artista Británica” que tiene desde 1990 hasta el 2000, para continuar hacia algo mucho más maduro.

Traducción: Fernanda Plancarte.

Últimas noticias