Arte

Tehching Hsieh y su performance donde se ató a una mujer por un año

Tehching Hsieh

Permanecer en silencio durante 700 horas -como lo hizo Marina Abramović en su acto El Artista está presente o vivir durante dos semana dentro del cadáver de un oso –Dans La Peau de l’Ours de Abraham Poincheval- son algunos ejemplos donde los artistas del performance ponen a prueba sus límites. Sin embargo, hay otro creativo que extendió sus actuaciones por mucho más tiempo: Tehching Hsieh (1950) y sus One Year Performances.

Te puede interesar: El legendario performance que descubrió el horror de la naturaleza humana

Entre sus insólitos proyectos, este artista taiwanés se ató a la creativa Linda Montano con una cuerda y firmaron el siguiente manifiesto: “Permaneceremos juntos un año y nunca estaremos solos. Estaremos en la misma habitación al mismo tiempo. Estaremos atados a la cintura con una cuerda de ocho pies. Nunca nos tocaremos durante el año”.

Al finalizar, Hsieh contó que hubo muchas peleas, pero que era algo natural y explicó en una entrevista que “esta pieza trata de ser como un animal, desnudo. No podemos ocultar nuestros lados negativos. No podemos ser tímidos. Es más que sólo honestidad: mostramos nuestra debilidad”.

Tehching Hsieh

Fue uno de los pioneros en documentar todos sus performances.
‘Art / Life: One Year Performance (1983-1984)- ‘Rope Piece’.
Imagen vía ‘Ghost’.

Pero, ¿qué lo llevó realmente a amarrarse a una mujer durante un año? La respuesta no es sencilla, por lo menos se tiene que que echar un vistazo a la carrera artística de Hsieh, que a pesar de que duró treinta años, fue reconocido hasta que dejó de crear, en 1999.

A los 17 años había tomado la decisión de dejar la escuela para dedicarse de lleno al arte, pero fue seis años después que incursionó en el performance con Jump Piece (1973), pieza en la que se arrojó desde una venta de 15 pies de alto y se impactó sobre el concreto. Desde el momento en que saltó hasta que se rompió ambos tobillos se documentó con una cámara.

Sin embargo, no se sentía con la plena libertad de crear dentro del contexto político de Taiwán, así que se enlistó como marinero para ir a Estados Unidos. Cerca del puerto de Filadelfia, se arrojó del barco y tomó un taxi hasta Nueva York, que consideraba como “el centro del arte”.

Tehching Hsieh

‘One Year Performance’- 1981-1982 (Outdoor Piece).
Tehching Hsieh
Imagen vía .artsy.net.

Alejado de los círculos de vanguardia, Hsieh se dedicó a sus “actions” que consistieron en permanecer enjaulado sin hablar, leer, escribir, ni estar al tanto del acontecer en el mundo exterior durante un año, para luego vivir en las calles evitando cualquier forma de refugio.

Otro de sus performances radicales fue encarnar la monotonía de la clase trabajadora, checando cada hora un tarjeta de tiempo de oficina y evitando periodos prolongados de sueño o actividad.

A pesar del desgaste físico y mental que suponían sus obras, Hsieh continuó en la búsqueda por mostrar la naturaleza de la existencia humana. En la interpretación de Abramović, sus trabajos son “herramientas… para aceptar la vida tal como es”; pero Hsieh evita los significados específicos y deja la tarea al espectador.

Te recomendamos leer: Abraham Poincheval, el artista que está viviendo dentro de una roca

Tehching Hsieh

‘Punching the Time Clock on the Hour, One Year Performance’ (1980-81).
Imagen vía Museo Guggenheim.

 

Últimas noticias