Arte

Sofonisba Anguissola, la olvidada genio artística del Renacimiento

sofonisba-anguissola-la-olvidada-genio-artistica-del-renacimiento

Desde hace no demasiado tiempo que los historiadores e investigadores del arte han decidido enfocar sus esfuerzos en develar el talento artístico de mujeres que en su momento no fueron reconocidas, simplemente por no haber nacido hombres.

Esta historia es la de una mujer que pese a todas las convenciones llegó a uno de los más altos círculos de reconocimiento artístico: fue pintora de la corte en la época del renacimiento español —la época de Miguel de Cervantes o de Lope de Vega pero que la historia se ha ido encargando de pasar a la trastienda del arte, hasta finalmente olvidarla y desconocer su obra. Su nombre: Sofonisba Anguissola.

Sofonisba nació en Cremona, Italia, en una familia noble donde tanto ella como sus cinco hermanas crecieron en un entorno artístico, cada una de ellas enfocada en diferentes actividades del arte. Giorgio Vasari, considerado uno de los primeros historiadores del arte y autor de ‘Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos’ un amplio tomo que compendia el trabajo de los más notables artistas del renacimiento, escribió sobre el talento y la preparación de Sofonisba tanto en la pintura como en el dibujo, y la describió como de un talento notable en la realización de retratos.

sofonisba-anguissola-la-olvidada-genio-artistica-del-renacimiento-01

Lucia, Minerva y Europa Anguissola jugando ajedrez, 1555

Anguissola representa a sus retratados de una manera poco convencional para la época. Sus posturas suelen ser menos rígidas y las actividades que realizan —que usualmente eran simbolismos del estatus, de las inclinaciones, intereses o trabajos de las personas retratadas— suelen ser más bien informales y relajadas, lo que abre el paso a la representación psicológica y del carácter.

Este tipo de retratos, además del reconocimiento de sus maestros y conocedores del arte de la época le ganaron una invitación a la corte del rey Felipe II a Madrid, donde se convertiría en dama de compañía de la reina Isabel de Valois, mientras creaba retratos tanto de los monarcas como de miembros de la corte.

Los retratos de los reyes Felipe II e Isabel de Valois se encuentran actualmente en el Museo del Prado, pero durante muchos años se atribuyeron a Juan Pantoja de la Cruz, inclusive fueron durante muchos años expuestos bajo el nombre de este pintor que en realidad realizó copias de la obra de Sofonisba Anguissola.

Anguissola permaneció en la corte española hasta la muerte de Isabel de Valois, momento en el que Felipe II arregló para ella un matrimonio con un noble siciliano. La carrera artística de Sofonisba fue larga y prolífica, un total de 50 obras han sido certificadas en autenticidad como suyas y sus creaciones se encuentran en recintos como a Galeria Uffizi, o el Museo del Prado. Artistas como Pedro Pablo Rubens llegaron a copiar cuadros suyos para lograr aprender su técnica.

¿Cómo es entonces que no es a ella a quien se recuerda y sí a Rubens? Una de las más reconocidas mujeres artistas de la historia, quien alcanzó el éxito en una época en que las mujeres se encontraban ausentes —por imposición— de casi todas las disciplinas artísticas se encuentra permanentemente ausente de los libros de arte, pero su legado abrió el camino a otras mujeres que lograrían desarrollar sus carreras artísticas, como Artemisa Gentileschi o Lavinia Fontana.

Últimas noticias