Arte

René Magritte: El secreto detrás de la manzana

René Magritte

René Magritte (1898-1967) fue un pintor belga que dijo, acerca de una de sus piezas más famosas, Le Fils de l’Homme (1964), que siempre existe un: interés en aquello que está oculto y en aquello que lo visible no nos muestra.

Esta pintura, donde se puede ver un hombre detrás de una manzana flotante, fue creada en 1946 para uno de los coleccionistas de Magritte más importantes: Harry Torczyner; después de su muerte en 1998, la obra se subastó en Christie’s por 5.3 millones de dólares.

René Magritte

Si observas con atención, darás cuenta que una parte de los ojos del misterioso hombre se asoma detrás de la manzana. En realidad, es René Magritte, y entre su legado hallamos otros autorretratos.

René Magritte es relacionado con el surrealismo, movimiento artístico y literario cuyo auge abarca de 1920 a la Segunda Guerra Mundial, y busca adentrarse en el mundo inconsciente. Sin embargo, fueron tantos los recursos e ideologías detrás de su trabajo que es imposible catalogarlo en una sola corriente.

Existen elementos recurrentes en la obra de este pintor del siglo XX: el singular sombrero semiesférico (bowler) aparece en otros cuadros como Golconda (1953).

René Magritte

Además, se piensa que forma parte de una serie en la que encontramos Man in a Bowler Hat (1964), pintura en la que una paloma vuela frente a la cara de un hombre, y The Great War on Facades, donde el rostro de una mujer es cubierto por un pequeño ramo de flores, y a sus espaldas hay un escenario similar al del cuadro de la manzana.

La manzana verde también fue un elemento que Magritte optaba por pintar frecuentemente como en Ceci n’est pas une pomme (1964) que integra una de sus más grandes aportaciones: la relación objeto-palabra, y que podemos conocer a fondo en This Is Not a Pip(1928-1929), trabajo inspirado en las ideas del lingüista suizo Ferdinand de Saussure.

René Magritte

Magritte plasmó su vida en cada una de sus obras, por lo que muchas veces se buscan símbolos en ellas. Este es el caso de El Hijo de Hombre: aquí, los analistas le atribuyen una connotación religiosa empezando por el título. Lo describen como una transfiguración de Jesús.

Reconocemos muy fácil esta pieza porque ha aparecido en películas, series de televisión e incluso videos musicales; también ha sido parodiada un sinfín de veces. Desafortunadamente, es raro que integre una exposición, ya que pertenece a una colección privada.

Últimas noticias