Arte

¿Por qué Edvard Munch sostiene un cigarro en su autorretrato?

Edvard Munch

Autorretrato con cigarrillo forma parte de la producción del pintor noruego Edvard Munch –cuya obra más conocida es El Grito–, y ha sido objeto frecuente de una sola pregunta: ¿por qué sostiene un cigarrillo?

Esta pieza se realizó en 1895, dos años después de las diferentes versiones de El Grito. Munch tenía 32 años de edad cuando la pintó, y lo que quiso demostrar era su rebeldía, ya que vivió el cambio de la vida conservadora del siglo XIX a la relativa liberación de los jóvenes del siglo XX.

Edvard Munch

La clase alta de aquella época consideraba que fumar cigarrillos era cosa de las clases bajas, quienes empezaron a forjarlos de las sobras de los cigarros que los aristócratas desechaban. Para Munch y sus contemporáneos, fumar era una oportunidad para romper con los valores, y es que en la vida bohemia –generalmente relacionada con las clases bajas–, encontraron escape e inspiración.

De aquí que dibujaran y pintaran escenas nocturnas en cafés, cenas, lo que sucedía en clubes nocturnos en donde los cigarrillos formaban parte de la vida bohemia.

Edvard Munch

En este autorretrato, el rostro de Munch se ve nebuloso por el humo del cigarrillo, el cual representa una intersección entre la vida bohemia y la depresión que vivía.

Últimas noticias