Arte

Modigliani: tragedia y pintura

Pareciera que Modigliani estaba destinado a una vida llena de tragedias y carencias. Cuando Dedo –Modigliani– estaba en el vientre de su madre, los acreedores fueron a quitar a los Modigliani todas sus pertenencias cuando recordaron una antigua ley, la cual consistía en que los objetos sobre la cama de una mujer embarazada eran intocables. A pesar de que esta regla salvó a su familia de la pobreza extrema, siempre vivió en condiciones bastante desfavorables.

Inicios

A los 14 años, Amedeo –Dedo, como lo llamaban en su familia– comenzó a asistir a clases de pintura con Guglielmo Micheli. En 1902, Amedeo se inscribe en la Scuola libera di Nudo en Florencia, y al año siguiente en el Instituto de las Artes de Venecia, ciudad en la que se mueve por los bajos fondos.

modigliani-tragedia-y-pintura

Para Modigliani, la vida en Italia era una vida llena de bohemia y excesos, por lo que era natural que decidiera trasladarse a la capital de la vie bohème, París. En esta ciudad, conoce a Picasso, Guillaume Apollinaire, Diego Rivera, Vicente Huidobro y otros personajes célebres.

Estilo

Influido en principio por Toulouse-Lautrec, Amedeo encuentra inspiración en Paul Cézanne, el cubismo y la época azul de Picasso. También es evidente la influencia que ejercen sobre él Gustav Klimt y las estampas del japonés Utamaro –que en ese tiempo influyeron a varios artistas del post-impresionismo–.

modigliani-tragedia-y-pintura

Aunque Modigliani es reconocido por su producción pictórica, se consideraba a sí mismo como escultor, sin embargo, por motivos de salud tuvo que dejar de hacerlo, así que se dedicó a la pintura. En 1914, Modigliani hacía esculturas muy similares a las figuras de sus cuadros: con sus característicos cuellos largos, narices agudas y ojos como contornos que remiten a una escultura de corte africano, asiático y primitivo.

Los amores de Modigliani

Modi era un artista en su plena bohemia, hacía retratos a personajes famosos cobrándoles tan sólo 10 francos. Un tipo que parecía medio vagabundo, pero no por ello era menos atractivo para las mujeres. De hecho, sus romances fueron famosos por su dramatismo.

Las mujeres en la vida de Modi fueron muchas, pero a entre las que verdaderamente se pueden contar son dos: Beatrice Hastings –aparece en varios retratos como Madame Pompadour–  y la que se puede decir fue su verdadero amor: Jeanne Hébuterne.

modigliani-tragedia-y-pintura

La relación con Hébuterne no fue miel sobre hojuelas. Hija de familia, la joven tenía apenas 18 años cuando conoció al artista. Al enterarse su familia de la relación que sostenía con Modigliani, estos le retiran todo apoyo económico. No obstante, Modi siguió con ella y tuvo su primera hija, una niña llamada Jeanne.

Finalmente en 1917, Amadeo presenta su primera exposición en la galería de Berthe Weill. Todo parecía ir bien hasta que las autoridades la cierran por “indecente”. Por esta razón y por su salud, se traslada a Niza donde intenta vender cuadros a los millonarios de Costa Azul sin obtener éxito alguno.

El final

Modigliani encuentra su final tras una noche de excesos y haber peleado con unos vándalos en la calle. Lo encuentran delirando en la cama a la vez que sostenía la mano de Jeanne embarazada. El artista muere de meningitis tuberculosa el 24 de enero de 1920. Aunque pareciera que el drama termina aquí, su esposa descorazonada se suicida –aún embarazada– tirándose desde la ventana de un quinto piso después del funeral de Modigliani.

No obstante, la hermana de Modigliani, que vivía en Florencia, adopta a su hija huérfana. Jeanne más tarde escribirá una importante biografía de su padre titulada: Modigliani: Hombre y Mito.

modigliani-tragedia-y-pintura

Últimas noticias