Arte

Liu Bolin: el célebre trampantojo humano que combina arte y activismo

Liu Bolin

¿Lograste darte cuenta que en la imagen hay más que un escaparate lleno de peluches? Observa bien y encontrarás al artista chino Liu Bolin, quien tiene una serie fotográfica de sus instalaciones de camuflaje. Internacionalmente conocido como “el hombre invisible”,  este creativo tiene una causa para querer desaparecer en el paisaje.

Todo comenzó en 2005, cuando el gobierno chino calificó de ilegal el edificio donde trabajaba como un escultor cualquiera. Aunque no pudo evitar que fuera derrumbado –porque en su contexto “cuando dicen que algo es ilegal no se puede llevar la contraria”–, no sé quedó cruzado de brazos al estar ante las ruinas de su estudio, así que se plantó ante ellas y pintó su cuerpo con los patrones de fondo, cuidado que coincidieran a la perfección. Como cualquier artista del performance, documentó ese momento efímero con una cámara. 

Te recomendamos leer: Emma Hack: la artista que logra que los humanos puedan mimetizarse

Desde entonces nació Cheng shi micai (Oculto en la ciudad), como una forma de expresar el coraje y la impotencia ante la injusticia que estaba viviendo: “Cuando se destruye un edificio desaparece la gente, así que quise plasmar esa idea en una imagen que no necesitase explicación alguna”. Pronto se dio cuenta que la gente común pasaban por muchos más problemas y se aferró a su nuevo lema: “Siento que si uno no sirve a la sociedad a la que pertenece, no puede llamarse artista”.

Para engañar a la vista del espectador, Liu Bolin se protege la piel con un aceite, luego se coloque en una posición premeditada. Como un modelo, se mantiene inmóvil mientras sus colaboradores pintan sobre él, siempre cotejando cada movimiento con varios bocetos. Irónicamente mientras más desaparece más se hace presente para exponer sus denuncias y las de la sociedad china moderna. 

Te puede interesar: La serie visual “Mujeres anónimas” presenta a las damas “invisibles”

 

Últimas noticias