Arte

Lado B: los ballets más atrevidos

Los ballets más sensuales

El ballet es una de las danzas más estéticas debido al virtuosismo de sus movimientos y la destreza que exige para ejecutar complejas coreografías sobre las puntas de los pies. Al ser una disciplina que utiliza el cuerpo, no es extraño pensarla en términos de sensualidad.

Recientemente, la bailarina Ekaterina Krysanova dio una breve entrevista a The Huffington Post sobre su actuación como Kitri, y en ella enfatizó la alegría y la sensualidad que le provoca Don Quixote: “Siempre te sientes feliz al bailar este ballet, es como champaña, las emociones te exaltan en el momento que vas a bailar”.

Los ballets más sensuales

Sin embargo, el sexo es un tabú en casi todos los ballets a pesar de que glorifican el cuerpo –y el amor–; existe una doble moral alrededor de esta disciplina. Estos lados oscuros podrían resumirse en el clásico Nana de Émile Zola, novela que cuenta la historia de una bailarina que conduce a los hombres a la perdición. De hecho, Nana pasaría por una alegoría a las Wilis del ballet Giselle –espíritus del bosque que empujan a los hombres a la locura con su danza–, personajes que a su vez representan el erotismo del baile y el poder que posee sobre las personas.

Los ballets más sensuales

En el ballet, por lo tanto, la sexualidad se encuentra escondida, sino es que nula. Éste ha llegado a ser tan controlador con las emociones humanas que incluso se ha mencionado una especie de crisis desde que Balanchine dejó los escenarios. No obstante, existen coreógrafos que buscan retomar su valor expresivo y esto incluye toda su fuerza sensual.

Sin duda alguna, uno de los personajes más pasionales de esta danza es el cisne negro –figura que saltó a la cultura popular gracias a la película de Darren Aronofsky–, quien en el épico Lago de los Cisnes representa la contraparte de Odette. Odile, la sensual hija del mago Rothbart, busca seducir y engañar al príncipe. Odile por lo tanto, representa el estereotipo de mujer fatal.

Los ballets más sensuales

En cuanto al ballet contemporáneo, existen piezas que tratan de dialogar con esta parte tan característica de nuestra naturaleza como:

Afternoon of a Faun | Jerome Robbins

Agon

Doce bailarines compiten por la supremacía sexual en esta sensual pieza de Balanchine.

¿Es posible que el ballet dé un espacio a la sexualidad? Es importante recordar que a causa de su formalidad, este tema debe abordarse de la forma más estética posible, sin embargo, esto no significa que deba ser silenciado.

Últimas noticias