Arte

La verdadera Diana Cazadora

Todos los días miles de personas cruzan Reforma, en medio del tráfico y el caos existe una figura que permanece firme, símbolo de la ciudad de México, la Diana Cazadora.

La fuente de la Diana Cazadora inició su construcción en 1938, el diseño estuvo a cargo del arquitecto Vicente Mendiola Quezada y la escultura fue realizada por el escultor Juan Fernando Olaguíbel, siendo inaugurada el 10 de octubre de 1942 por el entonces presidente Manuel Ávila Camacho.

Este monumento citadino contiene una de las historias más controversiales dentro del ámbito artístico mexicano, ya que la identidad de la modelo detrás de la escultura permaneció oculta por 50 años.

Helvia Martínez Verdayes es el nombre detrás de la Diana Cazadora o como originalmente era su nombre “La Flechadora de las Estrellas del Norte”. Su identidad permaneció oculta debido a la censura que se impuso a la pieza escultórica por grupos ultra conservadores que demandaron cubrir la estatua con un taparrabo.

la-verdadera-diana-cazadora

En 1942 Helvia teniendo tan sólo 16 años de edad, trabajaba como secretaria en las oficinas de Petróleos Mexicanos. Vicente Mendiola y Juan Olaguíbel la invitaron a posar para una obra, lo que no sabía es que esa obra se convertiría en un símbolo de la ciudad.

Durante las sesiones con el escultor, Helvia mencionaba que posaba con tan solo un taparrabos y solamente exhibió todo su cuerpo para los detalles finales de la escultura. Ella no recibió ninguna remuneración económica a cambio, “lo hice por vanidad” afirma, sin embargo ella pidió al autor que por favor mantuviera su identidad en el anonimato previniendo futuros escándalos.

La fuente fue colocada en la ciudad el 10 de octubre de 1942 y en menos de un año suscitó la indignación de facciones conservadoras encabezadas por un grupo llamado “La liga de la decencia”. Los cuales lograron que Juan Olaguíbel optara por colocar un calzoncillo a “La Diana” el cual sería removido en el año 1967.

Diez años después Helvia posaría de nuevo, pero esta vez para otro monumento en conmemoración de la Expropiación Petrolera, mejor conocida como la Fuente de Petróleos sobre Avenida Reforma.

Helvia en ese lapso de tiempo contrae matrimonio con quien sería su gran amor, Jorge Díaz Serrano, ex director de Petróleos Mexicanos PEMEX, tras una serie de obstáculos y escándalos.

Fue en 1992 que Helvia decide dar un nombre a “La Diana” revelando su secreto a través de una autobiografía titulada “El Secreto de la Diana Cazadora”.

Últimas noticias