Arte

La pasión por los volcanes de Dr. Atl

la-pasion-por-los-volcanes-de-dr-atl

Gerardo Murillo nació en Guadalajara, Jalisco, y se adjudicaría el pseudónimo Dr. Atl, del náhuatl aguacomo nombre artístico y con el que de hecho firmaría su obra.

Dr. Atl fue un pintor y apasionado de la vulcanología que dejó siempre en su pintura un claro mensaje de amor y contemplación del suelo mexicano. Estudió bellas artes en su natal Jalisco, y en 1897, becado por el gobierno de Porfirio Díaz, pasaría un tiempo estudiando en Europa; viviría en Inglaterra, Alemania, Francia, España e Italia, y llegaría a conocer las vanguardias artísticas y filosóficas de París en aquella época. En 1900, le premiarían por un autorretrato al pastel en la exposición anual del Salón de París, y al término de su beca, volvería a México a trabajar en la Academia de San Carlos donde tendría alumnos como José Clemente Orozco.

De espíritu renacentista, intentaría adentrarse en tantos ámbitos del conocimiento como le fuera posible, y por su aprecio a la belleza natural, terminaría interesándose por los volcanes debido a su carácter imponente e impredecible, su magnitud, fiereza y capacidad paisajística. Una de sus creaciones fueron los atl colors, una especie de pinturas al pastel, mezcla de petróleo, cera, resinas y pigmentos con los que podía pintar sobre gran cantidad de soportes.

Viajaría para conocer los volcanes italianos como el Etna o el Stromboli; escalaría con frecuencia el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, además de presenciar y registrar el nacimiento del Paricutín en Michoacán; inclusive hay teorías de que su muerte podría estar ligada a la constante exposición a las cenizas expelidas por este volcán, ya que su cabaña de observación se encontraba muy cerca.

Lo recordamos hoy, a 52 años de su fallecimiento, como un hombre talentoso y uno de los más grandes maestros de la escuela mexicana de pintura.

 

 

Últimas noticias