Arte

Hitler, el gran coleccionista de arte

Es un hecho bien sabido que Hitler deseo ser artista a lo largo de toda su vida. Quizás por esta razón la pareja del Führer, Eva Braun, fotógrafa y documentalista, encontró afinidades con el líder Nazi. No obtante, el deseo de Hitler por poseer al arte, fue una constante durante su mandato; siendo famosos los saqueos que el ejército Nazi realizó a familias judías. Estos saqueos forzaban a familias adineradas a abandonar sus objetos de valor, entre ellos piezas importantes de arte.

Se conoce al día que marcó el inicio de este saqueo como la Noche de los Cristales Rotos, desde entonces el inmenso saqueo realizado por los nazis es un misterio que persiste hasta nuestros días. No hace mucho la Fiscalía de Múnich anunció el hallazgo de 1.400 obras de arte en un departamento abandonado. Todas ellas parecían pertenecer a Cornelius Gurlitt hijo de uno de los principales marchantes de arte del Tercer Reich, Hilldebrant. ¿Cómo es posible que en pleno Siglo XXI no hayan sido halladas y restituidas las numerosas obras del saqueo nazi?

Hitler, el gran coleccionista de arte

Por si fuera poco la Asociación de Museos Holandeses confesó que 136 obras de las colecciones de sus museos “posiblemente” podrían provenir del saqueo nazi. Esto conlleva a la pregunta: ¿cuántos museos son cómplices del saqueo nazi?

No olvidemos la magna exposición de “Arte Degenerado” que realizó el partido Nazi como una especie de burla al arte de vanguardia. Exposición montada también, a través del robo y saqueo de obras. Tristemente, tras esta exposición se perdieron cientos de obras de artistas como Picasso, ya que fueron consideradas como “arte basura”.

Es en este contexto, que sobresale la historia de los Monuments Men, un pequeño comando creado para proteger y recuperar el arte robado por los Nazis. La MFAA o Monuments and Fine Art and Archives, se encargaba además de restituir las piezas robadas por los nazis, una tarea que resultó titánica para el pequeño grupo. Entre sus logros está el hecho de encontrar el mayor escondite de obras de arte del Führer ubicado en unas minas en Altaussee, Austria. Este enorme escondite, consistía de 138 túneles y un gran almacén que contenía piezas como esculturas de Miguel Ángel, retablos de Jan Van Eyck y de Vermeer.

Hitler, el gran coleccionista de arte

A pesar de los esfuerzos de los Monuments Men, muchas de las obras perdidas por los saqueos eran a su vez compradas por coleccionistas y galeristas de diversas parte del mundo, desapareciendo estas piezas del mapa, quizás para siempre.

Estas son solo algunas historias que el coleccionismo obsesivo de Hitler dejó tras de si, para conocer más, haz click a la galería.

Últimas noticias