Arte

Gian Lorenzo Bernini, la escultura que casi podría estar viva

Gian Lorenzo Bernini es el gran genio la escultura barroca italiana, directo heredero del poderoso trabajo escultórico de Miguel Ángel. Nacido en Nápoles en 1598, Bernini comenzaría en el aprendizaje de las artes con su padre Pietro, un escultor de mediana notoriedad quien lo pondría en contacto con algunos de los más importantes mecenas de la época de la Contrarreforma.

gian-lorenzo-bernini-la-escultura-que-casi-podria-estar-viva-00

Gian Lorenzo Bernini, Autorretrato. c. 1623

Su obra rompe con todos los esquemas instaurados durante un largo tiempo por las corrientes manieristas y desde el inicio de su producción, las creaciones de Bernini tienen un sello de dramatismo intenso, grandiosidad y espectacularidad logrados con una maestría incomparable.

Bernini fue nombrado en 1629 por el Papa Urbano VIII como arquitecto en jefe de la Basílica de San Pedro y durante 60 años de actividad vería pasar a 7 diferentes Papas, trabajando de manera incansable para dar a la Basílica la forma que tiene en nuestros días: con el baldaquino de bronce, la Plaza con sus columnas y varias imponentes esculturas.

Posteriormente, durante la época que corresponde al neoclasicismo se repudió el arte barroco por considerarlo exagerado y abigarrado; la obra de Bernini se relegó a un segundo plano y hubo que esperar hasta el siglo XIX para que fuera redescubierta y admirada por su apasionado carácter romántico, pero de él se ha dicho que —al menos durante todo el siglo XVII— no hubo ningún escultor o arquitecto que se le pudiera comparar.

gian-lorenzo-bernini-la-escultura-que-casi-podria-estar-viva-08

Plaza de San Pedro, obra de Bernini

Gian Lorenzo Bernini nació un 7 de diciembre, y nos legaría una majestuosa obra; difícil de creer que fuera creada por manos humanas.

Últimas noticias