Arte

El ukiyo-e: pinturas del mundo flotante

El ukiyo-e- pinturas del mundo flotante

La gráfica japonesa es uno de los legados orientales que prácticamente condujeron al arte Occidental a una revolución. Esto ocurrió gracias a la simpleza de sus trazos, la libertad en su composición, y la abstracción del color que volvía estas piezas de arte en algo sumamente atractivo para los modernistas.

El grabado japonés recibe el nombre de ukiyo-e o Pinturas del mundo flotanteEl mundo flotante refiere al periodo Edo por el que atravesaron las ciudades de Tokio, Osaka y Kioto, y representó una época rica cuya explosión cultural se centró en las letras, el grabado, la danza, las geishas y el sumo; todo lo que sostiene la cultura japonesa. El grabado de esta época utilizaba comúnmente la xilografía como medio de impresión.

El ukiyo-e- pinturas del mundo flotante

Tōshūsai Sharaku – Otani Oniji II, 1794

 

Origen

El ukiyo-e surge a finales del siglo XVI, época en la que artistas y comerciantes comenzaron a escribir y pintar en libros llamados ehon. Aquí entra el ukiyo-e, el cual fue utilizado para ilustrar estas historias que posteriormente se convertirían en impresos y carteles. Las técnicas de este periodo darían un salto en el siglo XVIII cuando los nishiki-e facilitaron la reproducción de las imágenes y su coloración. Esta fue la época de los grandes artistas del ukiyo-e como Utamaro, Hokusai, Hiroshige y Sharaku.

El ukiyo-e era un medio democrático, ya que podía reproducirse de forma masiva. Los japoneses compraban estas piezas como una forma económica de adquirir arte. A pesar de ser un medio popular, sus temas no eran orientados al vulgo: en su lugar, los personajes del ukiyo-e eran cortesanas, samuráis, geishas, actores y en algún punto –cuando no podían ser representados por la prohibición Tenpō– paisajes refinados.

Es importante decir que las reproducciones gráficas eróticas también estaban prohibidas. No obstante, era un trabajo bien pagado, y por ello existen autores renombrados de este tipo de arte llamado shunga (gente como Degas o Lautrec lo coleccionaron).

El ukiyo-e- pinturas del mundo flotante

Grabado del género Shunga

A finales del siglo XIX, ocurre un fenómeno interesante tras el contacto de esta gráfica con Occidente: este último la transforma gracias a la experimentación de nuevas técnicas, materiales y formas de expresión; en Occidente, mientras tanto, se desarrolla el japonismo, una corriente –popular en el impresionismo– que incorpora elementos de la gráfica japonesa en la creación modernista. Algunos de sus representantes son Matisse –el fauvismo también pudo inspirarse de la gráfica japonesa–, van Gogh, Klimt, Monet y Degas.

Mientras la estampa japonesa florecía en Occidente, Oriente sufría una triste desaparición. No sería hasta el siglo XX, durante los periodos Taishō y Shōwa, que el ukiyo-e renacería bajo los movimientos shin hanga y sōsaku hanga gracias a Watanabe Shozaburo. Este movimiento se permitió ser mucho más creativo que su antecesor, y representó el inicio de corrientes como el manga y el animé.

Últimas noticias