Arte

¿Esta obra es original? El debate sobre las réplicas expuestas en museos

réplicas

¿Por el bien del arte o un engaño al espectador? Los museos del siglo XXI no sólo exhiben obras originales, en los últimos años las réplicas también se apoderaron de sus salas, lo que ha provocado un debate sobre el significado de estos recintos y la importancia de lo genuino.

La preservación es lo que importa

La justificación por la que los museos exponen copias de prestigiosas obras tiene que ver principalmente con la preservación. Aunque sean expuestas bajo un cuadro y con las medidas de seguridad adecuadas, las piezas se van deteriorando inevitablemente, sumado a que algunas de por sí ya se les nota el paso de los años.

Te recomendamos leer: ¿Comprarías una falsificación de la ‘Mona Lisa’?

Esa fragilidad del patrimonio hace prácticamente imposible que las piezas viajen de un país a otro, pero es necesaria la difusión, el intercambio y la comercialización de las mismas. Es ahí cuando los artistas de la reproducción ponen manos a la obra.

réplica

Réplica de la escultura ‘El David’ en la muestra ‘Miguel Ángel. El divino’. |Fotografía de Jorge López©.

Todos merecen ver el arte

El ideal de una copia es que logre que el espectador no note la diferencia, pero ¡ojo! no se trata de un engaño descarado, ya que en todo momento se señala que no se trata del original. Sin embargo, hay expertos que no están de acuerdo con la exhibición de este tipo de arte.

Una de ellas es la historiadora británica Mary Beard –premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales– quien expresó el peligro de estos proyectos: “La idea de ser preservada hasta el punto de que sólo un puñado de académicos, gente rica y cámaras de televisión sean aceptados a entrar en ella, mientras… construimos una réplica para la plebe, resulta abominable”.

Te puede interesar: Las estatuas falsas que fueron ignoradas por los expertos del MET durante décadas

La realidad también es que en medio de un mundo lleno de fabricación en masa, lo auténtico sigue teniendo un valor muy superior, lo que llevó a el crítico de arte Jonathan Jones a describir la copia como “un sinsentido condescendiente“: “Ningún amante del arte quiere ver una réplica de Rembrandt, un Lucian Freud falso o un simulacro de Seurat”.

En México la réplica de la Capilla Sixtina o la exposición Una muestra imposible han sido algunos ejemplo de escaparates a base de copias, donde los espectadores toman fotografías de la fotografía. ¿y tú de qué lado estás?

Últimas noticias