Arte

¿Crees que la belleza está en el ojo de quien la contempla?

¿Crees que la belleza está en el ojo de quien la contempla?

Desde hace tiempo, las vanguardias artísticas se encargaron de romper con los cánones estéticos. La finalidad del arte contemporáneo ya no es apelar a lo estéticamente bello, sino al concepto. Pero ¿realmente hemos llegado tan lejos como para que pueda existir un museo que albergue el mejor arte de lo feo?

Eso es lo que promete el Museum of Bad Art (MOBA), un espacio privado cuya colección permanente alberga más de 600 piezas de arte demasiado malo para ser ignorado con el objetivo de celebrar la labor de los artistas cuyo trabajo sería mostrado y apreciado en ningún foro más que en éste.

¿Crees que la belleza está en el ojo de quien la contempla?

Mana Lisa. Anónimo | Colección del Museum of Bad Art.

A pesar de que lo escatológico, lo feo y lo grotesco son características del arte contemporáneo, por ejemplo cuando se observa uno de los fotomontajes de Peter Witkin, definitivamente uno no se siente conmovido por la belleza de su contenido. Al contrario, cuando se está frente a uno de sus bodegones compuestos por restos de cadáveres, frutas descompuestas y objetos olvidados, la reacción más evidente sería repulsión.

¿Crees que la belleza está en el ojo de quien la contempla?

Joel Peter Witkin, Las Meninas, NM, 1987.

Un caso similar sería el de la controversial artista francesa Orlan, quien ha hecho de su cuerpo una obra de arte en constante transformación. Pero ¿deberían ser consideradas piezas artísticas sus intervenciones quirúrgicas transmitidas en vivo? La realidad es que, hoy en día, la línea entre lo que es considerado arte de lo que no es más difusa que nunca.

La atracción por lo feo no es sólo una tendencia pasajera, al contrario, es un fenómeno de resistencia que atrae miles de adeptos que encuentran en esta categoría estética la naturaleza falible del hombre, y al mismo tiempo, un respiro a la rigidez académica. Sin embargo, de manera simultánea, la belleza sigue siendo un ideal al que aspiran creativos del mundo, sobre todo hoy más que nunca, cuando existen programas como Photoshop, e inclusive los mismos filtros de Instagram que permiten retocar y perfeccionar la imagen.

De hecho, pareciera estar resurgiendo un movimiento iconoclasta que pretende reivindicar la belleza en el arte, y desechar cualquier vestigio de arte considerado desagradable, feo o mal hecho.

¿Crees que la belleza está en el ojo de quien la contempla?

Tan sólo el año pasado, unos grupo de jóvenes se manifestaban afuera del Museo de Bellas Artes de Boston con pancartas que decían Dios odia a Renoir. El movimiento social –mejor conocido como Renoir Suck At Painting– se originó en Instagram, y exigía al Museo Metropolitano de Nueva York que retirasen de sus salas los 49 cuadros del pintor francés debido a que estaban mal trazados.

No es la primera vez que esto sucede. Todos recordaremos cómo Hitler rechazó, y de hecho mandó a destruir miles de obras –principalmente de arte moderno– por ser consideradas degeneradas ni exaltar la belleza humana; enaltecer la fealdad sería como restarle valor a las grandes obras de arte.

¿Crees que la belleza está en el ojo de quien la contempla?

Un hombre observa las obras de la exhibición “Arte Degenerado” (Entartete Kunst) curada por el mismo Partido Nazi. Fotografía tomada el 24 de febrero de 1938/REUTERS.

Este simbólico acto evidencia la profunda crisis que sufre no sólo el arte contemporáneo, sino toda la historia de arte. ¿Quién determina qué es una obra de arte y cuándo debe de ser exhibida en un museo?  ¿Tu que opinas? ¿Crees que la belleza está en el ojo del que la mira?

Últimas noticias