Arte

Conversación artística de Pablo Picasso y Diego Rivera en el LACMA

Dos grandes artistas, notorios por sus difíciles personalidades y la trascendencia de su obra, dialogan a través del tiempo entre ellos mismos y sus influencias grecorromanas y prehispánicas respectivamente en una gran muestra que se presenta actualmente en el Los Angeles County Museum of Art (LACMA): Pablo Picasso y Diego Rivera.

Antes de los grandes murales, Diego Rivera –auspiciado por el gobierno del momento– vivió la vida de las vanguardias europeas mientras aprendía las técnicas italianas de la pintura al fresco que después se convertirían en uno de sus más emblemáticos trabajos. En París de 1914, Rivera conoció a Picasso, y su influencia cubista en la obra del mexicano es notable.

Nacidos con 5 años de diferencia, ambos artistas coincidieron en pensamiento y amistad. Sin embargo, esta amistad terminaría a raíz de un conflicto en el que Rivera reclamaría un uso de su estilo por parte de Picasso, quien, por otro lado, estaba acostumbrado a utilizar referencias de otros artistas en su trabajo.

La producción de ambos artistas tuvo enormes ecos en el mundo del arte del siglo XX en diferentes esferas e influencia. Ambos prolíficos, con fuertes personalidades y un sentido de competencia entre sí, nos permiten observar sus trayectorias simultáneas y ver dos diferentes caminos de la vanguardia del arte.

La exposición ha sido curada por Juan Rafael Coronel Rivera, nieto de Diego Rivera e hijo de Rafael Coronel, también pintor, investigador reconocido que se ha hecho cargo de la gestión de esta muestra que en 2017 se presentará en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Últimas noticias