Arte

¿Cómo descubrieron que las obras de arte tenían grana cochinilla?

grana cochinilla

Únicamente tres insectos han sido domesticados en la historia de la humanidad: la abeja, el gusano de seda y la cochinilla mexicana“, explica Ana Roquero, del Instituto del Patrimonio Histórico Español, en el video La cochinilla casera. Pero este amaestramiento no fue casualidad, ya que estos tres animales producen un benefició al hombre. En el caso de la última especie, se transforma en un hermoso pigmento rojo que fascina a los artistas.

Te puede interesar: El dormitorio de Vincent van Gogh se expondrá en Bellas Artes

Textiles, litografías, esculturas y pinturas fueron teñidos con este insecto, que antes causaba muchos problemas a los agricultores por ser parásito del nopal. Fue ese detalle, transformar algo malo en valioso y útil, por lo que la grana cochinilla se convirtió en algo tan especial.

Roque explica que el rojo fuego también se obtenía a partir de la grana kermes o la grana de Polonia, pero los mexicanos se pusieron manos a la obra para explotar este recurso, que llegó a ser tan valioso como el oro y la plata.

Fue por eso que el pigmento se convirtió en un lujo que sólo algunos podían utilizarlo en sus prendas, en la decoración de los palacios o en sus retratos. Ese símbolo de poder hizo que artistas como Velázquez, quien era el pintor oficial de la corte, tuviera que utilizarlo en sus creaciones sin excepción.

Así fue como llegó al arte y permaneció en él durante mucho tiempo, sobre todo a finales del siglo XIX. Pero, ¿cómo lograron los investigadores percatarse de su presencia con tantos años transcurridos?

Te recomendamos leer: Únete al recorrido virtual por la historia de la grana cochinilla en el arte

Su uso fue tan extendido que especialistas de los museos más importantes del mundo se han encontrado con ella y la han estudiado a detalle, gracias a técnicas y métodos para analizar su composición, como la Espectroscopia Raman y de alta reflectancia o la cromatografía.

En México se tuvieron que crear protocolos con técnicas no invasivas para poder rastrear pigmentos orgánicos como el de la grana cochinilla, que fueron utilizados en alrededor de 250 obras para poder conformar la muestra Rojo Mexicano en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Actualmente, gracias a estos avances se sabe que los grandes pintores de la historia como Rembrandt, van Gogh, Tiziano, Delacroix y Turner la utilizaron.

Últimas noticias